Vacunar a los conejos de ahora en adelante, ¬Ņy por qu√©?

AgroMatrix Systems for Agricultural Marketing

Miguel √Āngel Mart√≠nez Castillo
Luis Vicente Jiménez Castillo.
Depto. de Medicina y Zootecnia de Abejas, Conejos y Organismos Acu√°ticos. FMVZ ‚Äď UNAM.
[email protected]

Por m√°s de 40 a√Īos la crianza de conejos en M√©xico se practic√≥ esencialmente en peque√Īa escala, aplicando medidas b√°sicas de bioseguridad, con alimentos balanceados de calidad regular, con las fronteras cerradas a la importaci√≥n de productos cun√≠colas y esperando pacientemente que esta actividad pecuaria creciera milagrosamente, casi por inercia; ¬†durante todo este tiempo se crey√≥ que se ten√≠a una cunicultura sana porque no hab√≠an grandes problemas sanitarios, ni se aplicaban vacunas, porque la productividad era baja, pero constante, porque se cubr√≠a la demanda de un mercado poco exigente.

Si bien hubo apoyos gubernamentales para hacer crecer la cunicultura, especialmente en parte de la d√©cada de los a√Īos 70 y casi toda la de los 80 del siglo pasado, nunca se dio el salto a la industrializaci√≥n y posteriormente los est√≠mulos disminuyeron haciendo que la actividad se fuera diluyendo y entonces se fue perdiendo la orientaci√≥n originalmente pretendida por el gobierno federal al crear en 1973 el Centro Nacional de Cunicultura y al impulsar los llamados ‚ÄúPaquetes Familiares‚ÄĚ, tan bien concebidos y bien ponderados incluso a nivel internacional (FAO, 1986). Si bien la cunicultura mexicana estuvo latente por mucho tiempo y se mantuvo as√≠ con una actividad discreta, pero constante, gracias a la Asociaci√≥n Nacional de Cunicultores, a las asociaciones locales y a los apoyos gubernamentales, recientemente de manera s√ļbita ha experimentado un vuelco: a partir de 2018 la Mixomatosis ha sido declarada end√©mica y en abril de 2020 se reconoci√≥ oficialmente la introducci√≥n en territorio nacional de la Enfermedad Hemorr√°gica Viral, en su variante 2 (EHV-2 o RHDV-2).

La presencia de ambas enfermedades amerita la vacunaci√≥n como medida profil√°ctica, independientemente del incremento de las medidas de bioseguridad y del mejoramiento en el manejo sanitario para estar en posibilidad de alcanzar una productividad suficiente y aspirar leg√≠timamente a la rentabilidad. Se ha comprobado en muchos pa√≠ses que una medida importante para proteger a los conejos de varias de sus enfermedades es a trav√©s de la vacunaci√≥n oportuna; sin embargo, ¬Ņqu√© son las vacunas?, ¬Ņc√≥mo protegen a los animales?, ¬Ņqu√© tipos de vacunas existen?, ¬Ņpor qu√© a pesar de estar disponibles en muchos pa√≠ses, las enfermedades siguen causando estragos?, ¬Ņpor qu√© con el paso del tiempo pierden eficacia?, ¬Ņpor qu√© es necesario seguir perfeccionando las vacunas?, etc. Estas y muchas otras preguntas son pertinentes y m√°s ahora que en nuestro pa√≠s habr√° necesidad de aplicarlas.

Las vacunas son preparados antig√©nicos constituidos por microorganismos completos (atenuados o inactivados), o por alguna de sus prote√≠nas o toxinas, que son capaces de inducir una respuesta inmune protectora y duradera, frente al mismo microorganismo virulento, sin producir efectos secundarios. Potencialmente y seg√ļn el agente etiol√≥gico utilizado, las vacunas pueden ser bacterianas, v√≠ricas, parasitarias o f√ļngicas.

La primera vacuna cient√≠ficamente reportada la prepar√≥ Edward Jenner en 1796: observ√≥ que las personas que hab√≠an padecido la viruela vacuna (mucho m√°s benigna que la humana) se hac√≠an refractarias a la viruela humana por lo que hizo un preparado con ves√≠culas de vacas infectadas, que, inoculado a personas sanas, las proteg√≠a de la enfermedad; por haber sido obtenido este producto a partir de la vaca se le llam√≥ vacuna y al virus que se emple√≥, vaccinia. Despu√©s de Jenner, muchos microbi√≥logos siguieron investigando sobre este principio profil√°ctico. Casi cien a√Īos m√°s tarde, Louis Pasteur demostr√≥ que se pod√≠a inducir inmunidad utilizando microorganismos hom√≥logos (el mismo que causa la enfermedad), pero modificado o inactivado. Pasteur utiliz√≥ vacunas inactivadas para el carbunco y vacunas atenuadas para la rabia en 1885. A partir de estos y muchos otros estudios se inici√≥ la generaci√≥n de vacunas exitosas contra muchas enfermedades bajo el principio del aislamiento de agentes infecciosos, su atenuaci√≥n o inactivaci√≥n y la obtenci√≥n de cepas no virulentas.

Cabe mencionar que el proceso vacunal aplicado por Pasteur ha sido la base para la generaci√≥n de las vacunas ahora llamadas convencionales. A pesar del avance en su conocimiento, durante mucho tiempo se desconoci√≥ el mecanismo de acci√≥n de las vacunas, mismo que fue aclarado por Frank Burnet en 1957 con la teor√≠a de la selecci√≥n clonal: el ant√≠geno apropiado induce como respuesta primaria una estimulaci√≥n clonal de linfocitos T y B y la formaci√≥n de c√©lulas de memoria capaces de desencadenar la misma respuesta ante una exposici√≥n posterior frente al mismo ant√≠geno. Durante muchos a√Īos, las vacunas atenuadas (o vivas) y/o las inactivadas (o muertas) han sido la base para la erradicaci√≥n y/o control de las principales enfermedades infecciosas animales hasta nuestros d√≠as.

Actualmente y seg√ļn la metodolog√≠a utilizada para su elaboraci√≥n, las vacunas se subdividen en convencionales y de nueva generaci√≥n. Las vacunas convencionales son aquellas en las que se siguen aplicando los principios metodol√≥gicos cl√°sicos originalmente utilizados por los microbi√≥logos cuando elaboraron los primeros productos de este tipo.¬† Las vacunas de nueva generaci√≥n son producto de la ingenier√≠a gen√©tica y de la biolog√≠a molecular. Se ha avanzado mucho en el conocimiento y en el dise√Īo de nuevas vacunas, sin embargo, a pesar de los grandes avances cient√≠ficos actuales, la mayor√≠a de las vacunas en el mercado siguen siendo de car√°cter convencional.

Las vacunas clásicas o convencionales pueden ser de dos tipos: atenuadas o inactivadas. Las vacunas atenuadas son aquellas que utilizan un agente infeccioso vivo homólogo al que provoca la enfermedad, pero cuya virulencia ha sido disminuida o atenuada, pero induce protección al desencadenar una respuesta inmune duradera. Si es preparada con un solo agente infeccioso, es de carácter monovalente; si utiliza más de uno, es polivalente.

Algunos de los m√©todos utilizados para atenuar la virulencia de los agentes pat√≥genos son: a) adaptaci√≥n del agente infeccioso a un hospedador distinto o alternativo por pases subsecuentes; b): disminuci√≥n de la patogenicidad por adaptaci√≥n a la replicaci√≥n o multiplicaci√≥n bajo condiciones de laboratorio adversas; c) atenuaci√≥n por m√©todos qu√≠micos mutag√©nicos; d) atenuaci√≥n por recombinaci√≥n, en donde se combina la informaci√≥n gen√©tica de dos virus, uno de los cuales es apat√≥geno. El m√©todo de atenuaci√≥n m√°s utilizado en la actualidad se basa en realizar un gran n√ļmero de replicaciones virales en l√≠neas celulares o de cultivos bacterianos subsecuentes en medios apropiados, teniendo como resultado la disminuci√≥n de la virulencia, pero conservando el microorganismo su antigenicidad.

Un riesgo latente, dentro de cualquier m√©todo de atenuaci√≥n, es que la virulencia puede ser reversible. Otro aspecto cr√≠tico de este tipo de vacunas es que deben mantenerse en una cadena de fr√≠o (temperatura de 4-6¬įC) permanente para evitar que el agente infeccioso se inactive parcial o totalmente. Sin embargo, es importante reconocer que las vacunas vivas atenuadas inducen una respuesta inmune superior a las inactivadas o muertas, pues estimulan tanto inmunidad humoral, como celular en el hospedador.

Las vacunas inactivadas son elaboradas con agentes infecciosos inactivados o muertos por alg√ļn m√©todo f√≠sico o qu√≠mico. Suelen inducir una protecci√≥n menor si se compara con las atenuadas, pues solo estimulan la inmunidad humoral, lo que implica la necesidad de aplicar dosis subsecuentes para mantener la protecci√≥n y a concentraciones vacunales m√°s altas; sin embargo, tienen la ventaja de que son m√°s estables y seguras que las atenuadas.

Pueden producirse a partir de agentes infecciosos muertos completos o a partir de alguna de sus fracciones o productos de secreci√≥n, tales como las exotoxinas bacterianas; a este tipo de vacunas tambi√©n se les denomina toxoides. Las vacunas inactivadas generalmente no requieren refrigeraci√≥n o la cadena de fr√≠o y son m√°s resistentes a las variaciones ambientales. No pueden experimentar reversi√≥n a la forma virulenta. Para mejorar su respuesta inmunol√≥gica generalmente se les a√Īaden adyuvantes que las potencializan. Los adyuvantes son sustancias que incrementan la producci√≥n de anticuerpos y fortalecen la memoria de la respuesta inmune en los animales vacunados; los m√°s comunes son compuestos a base de aluminio, pero tambi√©n los hay tensioactivos y derivados de sustancias medicinales naturales.

De manera experimental se ha probado que algunos compuestos herbales de remedios chinos tradicionales pueden mejorar la respuesta inmune de la vacuna comparada con vacunas donde se utilizaron adyuvantes de aluminio y solución salina fisiológica.  Los métodos físicos y químicos para atenuar a los agentes infecciosos no deben modificar sus proteínas estructurales para mantener la capacidad inmunógena. El método físico inactivante más utilizado es el calor; dentro de los productos químicos resalta el formol y los agentes quelantes como el óxido de etileno y la propiolactona. Las ventajas y desventajas principales de las vacunas se resumen en el Cuadro 2.

Cuadro 2. Ventajas y desventajas de las vacunas atenuadas y de las vacunas inactivadas.

 

 

 

Vacunas Atenuadas
Ventajas Desventajas
Induce infección similar a la natural

Inmunidad duradera y efectiva

Promueve tanto inmunidad humoral como inmunidad celular

Repetibilidad de aplicación con menos frecuencia

Requiere dosis en menor concentración

Generalmente no necesita adyuvantes

Bajo costo de producción

Virulencia potencialmente reversible.

Menos seguras.

Requiere mantenimiento en cadena fría

Problemas para su almacenamiento

Potencial diseminación del agente en la población

Puede llegar a provocar la misma enfermedad

Presencia potencial de microorganismos contaminantes

Vacunas Inactivadas
Ventajas Desventajas
M√°s seguras

No hay reversión de la virulencia

No requiere cadena fría.

M√°s estables en almacenamiento.

Bajo costo de producción

Menos efectos secundarios

Menor inmunidad

Solo estimula la inmunidad humoral

Requiere mayor frecuencia de repetibilidad

Requiere aplicación a dosis más concentradas Demanda la inclusión de adyuvantes

Puede desencadenar reacciones de hipersensibilidad

 

Las vacunas contra bacterias denominadas bacterinas han resultado efectivas solo parcialmente pues las cepas bacterianas mutan con mucha mayor frecuencia que los virus. A nivel internacional se han producido bacterinas contra salmonelosis, estafilococia, pasteurelosis, colibacilosis, pseudomonosis, micoplasmosis, clamidiosis, etc., mismas que han tenido solo √©xito parcial porque pierden eficacia de un a√Īo para otro, raz√≥n por la cual los laboratorios que las elaboran comercialmente pierden dinero e inter√©s en seguirlas produciendo.

En M√©xico no existe ninguna bacterina disponible. Tambi√©n existen las llamadas autovacunas que son productos vacunales elaborados a partir del aislamiento de agentes infecciosos provenientes de uno o m√°s individuos enfermos de una granja y que son aplicados al resto de los animales de la misma explotaci√≥n y √°reas circunvecinas. Son especialmente √ļtiles cuando se carece de una vacuna espec√≠fica comercial o cuando la disponible posee diferencias antig√©nicas (serotipos diferentes) que la hacen inservible.

Las m√°s comunes son de car√°cter bacteriano, pero tambi√©n pueden ser virales. En las autobacterinas, la bacteria es aislada a partir de muestras animales apropiadas, se identifica y se cultiva de manera pura para despu√©s promover su crecimiento en grandes cantidades auxili√°ndose de fermentadores; despu√©s se efect√ļa un control de titulaci√≥n y se le a√Īaden adyuvantes para finalmente inactivarla con formol o con aziridinas, concluyendo el proceso con un tratamiento t√©rmico apropiado. Generalmente las autovacunas demandan revacunaci√≥n frecuente. En M√©xico solo se han llegado a utilizar las autobacterinas contra pasteurelosis en las granjas grandes.

Las enfermedades virales m√°s importantes que afectan a los conejos fueron ex√≥ticas en M√©xico durante mucho tiempo. Sin embargo, despu√©s de a√Īos de presentaci√≥n aislada, pero persistente de brotes de Mixomatosis en varios puntos del territorio nacional, finalmente esta enfermedad fue declarada end√©mica en 2018 de manera discreta y sin la presentaci√≥n de casos de dispersi√≥n masiva. No se ha generado la vacuna espec√≠fica correspondiente, por lo que a pesar de ser una enfermedad que amerita la vacunaci√≥n, es una medida hasta ahora inaplicable.

En abril de 2020 tuvo lugar la confirmaci√≥n de la Enfermedad Hemorr√°gica Viral, en su variante 2 (RHDV-2) en conejos dom√©sticos del Estado de Chihuahua y por sus caracter√≠sticas de dispersi√≥n no pudo ser contenida difundi√©ndose r√°pidamente a casi todo el pa√≠s. Despu√©s de analizar objetivamente la situaci√≥n, las autoridades sanitarias federales decidieron enfrentar esta enfermedad de los lep√≥ridos mediante la aplicaci√≥n de una vacuna espec√≠fica elaborada a partir de conejos infectados y muertos en varias granjas del pa√≠s. La generaci√≥n de la vacuna se realiz√≥ en un tiempo relativamente corto y en marzo de 2021 comenz√≥ a aplicarse √ļnicamente a los reproductores de las granjas, pero a√ļn deben esperarse los resultados, para analizarlos y saber la eficacia de la medida. La vacuna elaborada por la empresa paraestatal Productora Nacional de Biol√≥gicos Veterinarios (PRONABIVE) denominada: ‚ÄúVEHC ‚Äď 2 ‚Äď BIVE‚ÄĚ es de car√°cter monovalente, espec√≠fica contra el virus de la Enfermedad Hemorr√°gica de los conejos Tipo 2; es una vacuna inactivada en suspensi√≥n, elaborada a partir de macerados virales en h√≠gado de conejos como vector, adsorbida en hidr√≥xido de aluminio. Se recomienda aplicar por v√≠a intramuscular a partir de las 8 semanas de edad de los conejos y se considera que genera inmunidad a partir de los 7 d√≠as posteriores.

La recomendaci√≥n de parte de las autoridades sanitarias es que se aplique anualmente, pero cabe se√Īalar que por ser una vacuna inactivada se espera que proteja solo entre 6 y 8 meses, y que deber√° revacunarse despu√©s. Este periodo de protecci√≥n se debe a que este tipo de vacunas solo estimula la inmunidad humoral y no la inmunidad celular. Ante esta situaci√≥n, lo pertinente ser√° evaluar objetivamente los resultados y solo as√≠ establecer la periodicidad apropiada de revacunaci√≥n. Tambi√©n ser√° necesaria la investigaci√≥n de laboratorio y campo por parte de las universidades y centros de investigaci√≥n locales para obtener resultados fehacientes y √ļtiles que permitan establecer programas de vacunaci√≥n apropiados.

A partir de este a√Īo el cunicultor deber√° acostumbrarse a vacunar a sus animales para protegerlos contra la enfermedad hemorr√°gica viral, ciertamente a un costo accesible, pero que repercutir√° directamente en su bolsillo; adem√°s, deber√° aplicar programas de bioseguridad puntualmente y tendr√° que llevar a cabo un control estricto de gastos para estar en posibilidad de trabajar con rentabilidad. Es importante hacer notar que las autoridades tambi√©n recomendaron la aplicaci√≥n de esta vacuna a los conejos de compa√Ī√≠a, pero debe reconocerse que fue creada para la protecci√≥n de animales de granja; los conejos para consumo son sacrificados habitualmente a los 2.5 meses de edad y la protecci√≥n a largo plazo solo es necesaria para los reproductores. La recomendaci√≥n ser√≠a generar una vacuna espec√≠fica para conejos de compa√Ī√≠a, tal como ya existe en Europa; a partir de 2020 se dispone de una vacuna recombinante que protege contra: Mixomatosis, EHV-tipo 1 y EHV-tipo 2.

Finalmente, no debe perderse de vista que la variante EHV-tipo 2 tambi√©n afecta a conejos silvestres y a liebres, por lo que deber√° hacerse algo en este sentido para evitar la dispersi√≥n de la enfermedad entre los animales silvestres, lo que necesariamente causar√° consecuencias indeseables en las cadenas tr√≥ficas y en la ecolog√≠a nacional. En Europa se han generado vacunas recombinantes contra Mixomatosis y hemorr√°gica-2, utilizando la prote√≠na de la c√°pside VP-60, para procurar la vacunaci√≥n de lep√≥ridos silvestres por transmisi√≥n horizontal, ya sea por contacto f√≠sico o a trav√©s de las pulgas, pero a√ļn no se ha aplicado masivamente en campo. Otras alternativas son las llamadas ‚Äúvacunas comestibles‚ÄĚ generadas en plantas capaces de producir el ant√≠geno vacunal y que deben ser ingeridas por los animales en campo. En este sentido, se han obtenido plantas de patata capaces de producir la prote√≠na VP-60, componente mayoritario de la c√°pside del virus de la EHV.

Definitivamente, las enfermedades Mixomatosis y Enfermedad Hemorrágica llegaron a México para quedarse y se deberán hacer esfuerzos a nivel federal y a nivel de centros de investigación para controlarlas de la mejor manera posible.

Bibliografía recomendada:

  1. Ahmad T, Rammah S, Sheweita S, Haroun M: Development of immunization trials against Pasteurella multocida. Vaccine, 2014, 32: 909 ‚Äď 917.
  2. Alvarado A, Tenorio V, Aguilar A, Sandoval √Ā: Promesas y limitaciones de las vacunas g√©nicas. Revista Mexicana de Ciencias Farmac√©uticas, 2006, 37 (2): 26 ‚Äď 37.
  3. Arredondo A, Viana D, Corpa JM, Selva L. Enfermedad Hemorr√°gica del Conejo. Bolet√≠n de Cunicultura, 2019, 193: 22 ‚Äď 25.
  4. B√°rcena J et al. Horizontal transmissible protection against Myxomatosis and Rabbit Hemorrhagic Disease by using a recombinant Myxoma Virus. Journal of Virology, 2000: 1114 ‚Äď 1123.
  5. Dalton K, Ringleb F, Parra F: Impacto de la Mixomatosis en la cunicultura industrial espa√Īola: an√°lisis de las causas y propuesta de actuaciones. Memorias del XXXIII Symposium de ASESCU, 2008.
  6. Fern√°ndez G: Enfermedades v√≠ricas de los conejos: Mixomatosis y Enfermedad V√≠rica Hemorr√°gica. Bolet√≠n de Cunicultura, 2006, 148: 6 ‚Äď 18.
  7. Fitzner A, Niedbalski W: Serological survey for RHD antibodies in rabbit from two types of rabbit breeding farms. Polish Journal of Veterinary Sciences, 2016, 19 (3): 597 ‚Äď 607.
  8. Genoma Republica Dominicana. Salud Humana: Vacunas de nueva generaci√≥n. Informe de vigilancia tecnol√≥gica. 2004. ISBN: 84 ‚Äď 609 ‚Äď 1993 ‚Äď 5.
  9. Fitzner A, Niedbalski W: Serological survey for RHD antibodies in rabbit from two types of rabbit breeding farms. Polish Journal of Veterinary Sciences, 2016, 19 (3): 597 ‚Äď 607.
  10. Huneau-Sala√ľn A et al. Retrospective studies on Rabbit Hemorrhagic Disease outbreaks caused by RHDV GI.2 Virus on farms in France from 2013 to 2018. World Rabbit Sci. 2021, 29: 87 ‚Äď 98.
  11. Licois D: Domestic rabbit enteropathies. 8th World Rabbit Congress. September 7 ‚Äď 10, 2004. Puebla, M√©xico.
  12. Lobo E: Sistemas de calidad en vacunas veterinarias. REDVET. Revista electr√≥nica de Veterinaria. ISSN 1695 ‚Äď 7504. 2007 Volumen VIII N√ļmero 8. http://www.veterinaria.org/revistas/redvet/n080807.html
  13. Parra F y Dalton K: La nueva enfermedad hemorr√°gica del conejo. Cunicultura, 2013, Agosto ‚Äď Septiembre: 7 ‚Äď 11.
  14. Petrova Y: Pasteurellosis and Eimeriosis ‚Äď Worldwide problems in the rabbit farms: a review. Trakia Journal os Sciences, 2019, 1: 67 ‚Äď 74.
  15. Rosell J: Mixomatosis y Enfermedad Hemorr√°gica V√≠rica. C√≥mo vacunaron los productores sus conejos, Republica Dominicana, 2010 ‚Äď 2013. Cunicultura, 2013, Junio ‚Äď Julio: 7 ‚Äď 8.

Source: bmeditores.mx

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *