Tren a Vaca Muerta: los rusos no se bajan y se suman a los chinos

Explora la Naturaleza con nosotros

La llegada de la vacuna Sputnik V al país volvió a poner en el centro del panorama noticioso a la relación bilateral entre Argentina y Rusia.

La posibilidad de producir el fármaco desarrollado por el instituto Gamaleya en el país es real y factible. Sin embargo, esta no es la única cuestión que ocupa al Gobierno.

Según el diario Ambito Financiero, fuentes oficiales adelantaron que ya se trabaja en la llegada de inversiones para fortalecer la infraestructura.

La sexta central nuclear, la represa de Chihuido en Neuquén y un tren que uniría Vaca Muerta con Bahía Blanca entre los proyectos que forman parte del borrador oficial.

A pesar de que la prioridad absoluta de las gestiones en Moscú será garantizar la provisión de vacunas y avanzar en la posibilidad de llevar adelante la fabricación del fármaco en el país, la embajada ya diagramó una hoja de ruta inicial para aumentar las exportaciones y atraer inversiones.

En 2008 ambos países elevaron el rango de su vínculo al de Asociación Estratégica Integral. El acuerdo suponía fortalecer la cooperación política, comercial, científica y tecnológica al máximo nivel. Con ese marco, en 2015 meses antes de las elecciones Argentina y Rusia firmaron un acuerdo para construir la sexta central nuclear. Sin embargo, la asunción de Macri representó un giro en las relaciones exteriores y el proyecto se frenó.

De acuerdo a lo que revelaron altas fuentes de la Cancillería, los capitales rusos están interesados en reflotar el plan para construir una planta nuclear con un reactor de uranio enriquecido y agua liviana con una potencia de 1.200 megavatios.

De acuerdo a estimaciones preliminares podría demandar alrededor de 6.000 puestos de trabajo en mano de obra local y la sustitución de combustible fósil generaría un ahorro neto superior a los u$s20.000 millones en un plazo de 20 años.

Un alto funcionario dijo que Rusia valora la política exterior Argentina, la considera “independiente e impulsora de la multipolaridad”.

En este marco, adelantó el interés ruso por avanzar en la represa de Chihuido I que está valuada en u$s 2.250 millones.

Otro de los proyectos en carpeta es el del Tren Norpatagónico.

La intención sería unir el puerto de Bahía Blanca con los chilenos de Concepción y Talcahuano y tendría un desvío hacia Añelo y Rincón de los Sauces. Esto permitirá llegar a Vaca Muerta y tener un transporte más económico para la llegada de insumos y la salida de productos.

Por lo que surgió de las conversaciones entre el ministro de Transporte, Mario Meoni, y el gobernador de Neuquén, Omar Gutiérrez, el total a desembolsar sería cercano a los u$s 1.000 millones de dólares.

El paquete de obras incluirá la intervención de 309 kilómetros de vías, playas ferroviarias y refacciones de señalamiento. Se estima que generará de manera directa 690 puestos de trabajo.

Sin embargo, en este proyecto los rusos deberán competir con un rival de peso como China.

Durante los años de Cristina Fernández de Kirchner en el gobierno, las empresas chinas le ganaron varias pulseadas a las empresas rusas.

Vladímir Putin realizó gestos importantes como fue instalar empresas rusas en la Argentina -TMH Argentina reabrió y refuncionalizó los Talleres Ferroviarios Mechita, de Bragado, por ejemplo- pero los K siempre eligieron a Xi Jinping como proveedor ferroviario, socio para obra pública y hasta comenzaron los proyectos para la hidrovía.

Según el medio Urgente 24, los rusos nunca lograron prosperar sus proyectos de financiación en Vaca Muerta.

Ni siquiera cuando intentaron ordenar vínculos de su banca mayorista en el Banco Central de la República Argentina. Aún se recuerda a Putin preguntándole a CFK qué significaba la palabra “Chihuido”.

En 2021, en la geopolítica de la vacuna, en la que la rusa Sputnik V ha tomado ventaja a las opciones chinas, ¿cómo quedará el escenario?

Si bien Rusia y China son aliados ante Estados Unidos, sus empresas compiten por negocios en los países emergentes.

Y en esto aparece el caso del proyecto del Tren Trasandino, que unirá el Atlántico con el Pacífico.

El intendente de Cutral Co, José Rioseco, informó que hubo reuniones en los últimos días tanto con capitales chinos como con capitales rusos interesados en aportar la financiación.

Rioseco le dijo a Ana Laura Calducci, de La Mañana de Neuquén, que la próxima semana viajará una comitiva local a Ciudad de Buenos Aires, para una audiencia con el ministro de Transporte, Mario Meoni, para precisar la fecha de inicio del megaproyecto:

“En el transcurso de esta semana, vamos a tener fecha para la reunión con el ministro de Transporte de la Nación (N. de la R.: en la semana del 23 al 27 de febrero), que no se pudo concretar en estos días porque padece de una afección (N. de la R.: cardiovascular) y se está recuperando.

“Vamos a reunirnos desde el municipio con el secretario de Energía, Darío Martínez, que viene acompañando la gestión, y las cámaras de comercio del trayecto del ferrocarril como Zapala, Cutral Co, Plottier y seguramente Senillosa y otros que se sumen”, dijo el  intendente

A fines de enero pasado, durante una visita realizada a La Nueva.com Meoni señaló que en un año comenzarán las obras del ramal ferroviario Norpatagónico, entre Bahía Blanca y Vaca Muerta.

Incluso dijo que la idea es extender los rieles hasta Chile, concretando así el más que centenario proyecto del ferrocarril Trasandino del Sur, que unirá a los puertos de Ingeniero White y Talcahuano.

Source: www.runrunenergetico.com

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *