El plástico ya está en los tejidos y órganos humanos

Era solo cuesti├│n de tiempo, y ya ha sucedido. Los pl├ísticos, que contaminan todos los elementos del planeta (tierra, agua y aire) han llegado hasta los tejidos y ├│rganos humanos, seg├║n un estudio que se presenta este lunes en el Congreso virtual de Oto├▒o de la Sociedad Americana de Qu├şmica (ACS).

Presencia del plástico

Y es que aunque las mayor parte de las bolsas o las botellas de agua se descomponen en el medio ambiente, algunos fragmentos o microplásticos no biodegradables permanecen en el entorno y acaban siendo ingeridos por los animales y las personas al comer, beber o respirar.

Hoy por hoy, ÔÇťse pueden encontrar pl├ísticos contaminando el medio ambiente en pr├ícticamente todos los lugares del mundo, y en pocas d├ęcadas, hemos pasado de ver el pl├ístico como un beneficio maravilloso a considerarlo una amenazaÔÇŁ, explica┬áCharles Rolsky, investigador de la Universidad Estatal de Arizona y uno de los autores del estudio.

Los micropl├ísticos son fragmentos de pl├ístico de menos de 5 mil├şmetros (mm) y los nanopl├ísticos son a├║n m├ís peque├▒os, con di├ímetros inferiores a 0,001 mm.

Se sabe que en la vida silvestre y en los animales, estas min├║sculas part├şculas provocan inflamaci├│n, c├íncer y problemas de fertilidad, pero de momento hay pocos estudios que hayan evaluado sus efectos en la salud de las personas.

Muestras humanas

Algunas investigaciones han demostrado que los pl├ísticos pueden atravesar el tracto gastrointestinal humano, pero los autores de este estudio quisieron averiguar si estas min├║sculas part├şculas se acumulan en otros ├│rganos humanos y con qu├ę efectos.

Para ello, analizaron 47 muestras de tejidos del cerebro, y de los cuatro ├│rganos m├ís expuestos a la filtraci├│n de micropl├ísticos: los pulmones, el h├şgado, el bazo y los ri├▒ones.

Al mismo tiempo, dise├▒aron un programa inform├ítico que convert├şa la informaci├│n sobre el recuento de part├şculas de pl├ístico en unidades de masa y superficie y que ser├í de acceso universal para que otros investigadores puedan compartir sus resultados y generar una base de datos abierta que permitir├í a los cient├şficos ÔÇťcomparar las exposiciones en ├│rganos y grupos de personas a lo largo del tiempo y del espacio geogr├íficoÔÇŁ, detalla el jefe del laboratorio, Rolf Halden.

El m├ętodo permite a los investigadores detectar docenas de tipos de componentes pl├ísticos en los tejidos humanos, incluidos el policarbonato (PC), el polietileno tereftalato (PET) y el polietileno (PE).

Los resultados del estudio confirmaron la presencia de pl├ísticos en todas las muestras, y el bisfenol A (BPA), que todav├şa se utiliza en muchos envases de alimentos a pesar de los problemas de salud que provoca, apareci├│ en las 47 muestras humanas.

Según explican los investigadores, este estudio es el primero que examina la presencia de micro y nanoplásticos en los órganos humanos de individuos con exposición ambiental.

Para ello, los donantes de tejidos proporcionaron informaci├│n detallada sobre su estilo de vida, su dieta y sus exposiciones ocupacionales, lo que permitir├í concretar cu├íles son ÔÇťlas posibles fuentes y rutas de exposici├│n micro y nanopl├ísticaÔÇŁ, asegura┬áHalden.

ÔÇťNo queremos ser alarmistas, pero es preocupante que estos materiales no biodegradables que est├ín presentes en todas partes puedan entrar y acumularse en los tejidos humanos, porque no conocemos los posibles efectos sobre la saludÔÇŁ, avierte┬áVarun Kelkar, coautor del estudio.

Una vez identificados el tipo de pl├ísticos presente en los tejidos humanos, ser├í posible hacer estudios epidemiol├│gicos para evaluar los efectos de estas part├şculas contaminantes en la salud humana. De esa manera, podremos empezar a entender los posibles riesgos, si los hayÔÇŁ.

EFEverde

Source: www.accionverde.com

Comparta el conocimiento ­čĺÜ

Leave a Reply

Your email address will not be published.