Vacunar o no vacunar contra la influenza aviar; esa es la cuesti贸n

Juan Gay Guti茅rrez
Director General de Salud Animal, AGRICULTURA M茅xico.
Delegado de M茅xico ante la Organizaci贸n Mundial de Sanidad Animal.(OMSA)

En el momento actual, en que a nivel internacional se debate de manera acalorada, cual debiera ser la estrategia ideal, para combatir la influenza aviar de alta patogenicidad, tema que queda sintetizado por el cuestionamiento t铆tulo de esta nota y que hoy, enfrentan muchos pa铆ses respecto a utilizar la pr谩ctica de la vacunaci贸n combinada con la de sacrificio de los animales enfermos y expuestos, o centrarse 煤nicamente en el sacrificio, la limpieza y desinfecci贸n para el control de brotes. Sin embargo el optar por la primera opci贸n, nos lleva obligadamente a despejar la disyuntiva que aparece autom谩ticamente al decidir por la opci贸n de vacunar; 驴C贸mo y cu谩ndo realizarla?.

El origen de esta disyuntiva se origina en el an谩lisis de las cifras relacionadas con el n煤mero de aves que han tenido que ser sacrificadas, al paso de la enfermedad por los pa铆ses europeos, Canad谩 y los Estados Unidos de Am茅rica, que en conjunto suman ya, m谩s de 100 millones de aves, lo que adem谩s de significar un elevado costo por indemnizaci贸n, a los productores afectados, ha provocado un notable incremento en el precio de los productos del pollo, especialmente del huevo para plato.

En contraste, pa铆ses como M茅xico donde no se ha aplicado la indemnizaci贸n y si la vacunaci贸n, en particular para la protecci贸n de las aves de larga vida (progenitoras, reproductoras y ponedoras), el n煤mero de aves sacrificadas ha sido notablemente menor (entre 5 y 6 millones) y no se produjo ning煤n efecto inflacionario, asociado a una disminuci贸n en la oferta de productos aviares, en el mercado nacional.

Sin embargo, las preguntas cu谩ndo y c贸mo debe realizarse la vacunaci贸n, en caso de determinar la conveniencia de su uso, requiere una serie de consideraciones, emanadas en gran parte de la experiencia mexicana,

驴C贸mo vacunar?:

De acuerdo a la experiencia mexicana en la que se carec铆a de la existencia de vacunas registradas para la prevenci贸n de la influenza aviar altamente pat贸gena (IAAP) H5N1, pero si se ten铆an autorizadas dos vacunas vectorizadas para su producci贸n en M茅xico, para uso exclusivo en otros pa铆ses. Estas fueron evaluadas mediante pruebas de desafi贸 ante el virus actuante en el Pa铆s y ambas mostraron resultados satisfactorios, por lo que fueron autorizadas para su uso bajo un esquema de emergencia. Dicho esquema, requiere la autorizaci贸n para su uso, bajo control gubernamental, pero previa demostraci贸n de ausencia de infecci贸n de las parvadas a vacunar, mediante prueba de PCR.

Adem谩s, cada aplicaci贸n de vacuna fue precedida por la obtenci贸n de 32 sueros, por parvada, mismos que fueron determinados como tama帽o de muestra, para asegurar la ausencia de anticuerpos y por ende de infecci贸n, en la parvada a vacunar; finalmente a los 21 d铆as post vacunaci贸n se obtuvo un n煤mero similar de muestras que permitieron evaluar la eficacia con que se hab铆a realizado la pr谩ctica de vacunaci贸n en su fase de aplicaci贸n.

Controles similares, fueron aplicados en toda movilizaci贸n de aves procedentes de predios vacunados o no vacunados, ubicados en zonas bajo cuarentena, consistente en el an谩lisis por PCR de 10 hisopos cloacales y 10 traqueales obtenidos de la mortalidad normal de esas granjas, practica condicionante para autorizar estas movilizaciones.

El an谩lisis de esta informaci贸n ha permitido controlar la movilizaci贸n de aves potencialmente infectadas y evaluar la eficacia en cuanto a grado de protecci贸n, que, en la pr谩ctica, se logra con la vacunaci贸n de emergencia.

Otras pr谩cticas aplicadas para contener la diseminaci贸n del brote, consistieron en 聽ampliar, a nivel nacional, el n煤mero de granjas certificadas, en medidas b谩sicas de bioseguridad y que estas cuenten con un M茅dico Veterinario Responsable, reconocido por la autoridad; controlar la movilizaci贸n de gallinazas y pollinazas, someti茅ndolas a tratamiento t茅rmico y reduciendo, lo m谩s posible, el comercio de aves vivas y la vigilancia permanente por m茅todos de laboratorio (10 hisopos traqueales y 10 hisopos cloacales) tomados de aves de la mortalidad de las granjas en zonas de riesgo.

驴Cu谩ndo vacunar?聽 y 驴cu谩ndo dejar de hacerlo?:

El cese de vacunaci贸n de emergencia para el virus de la IAAP H5N1, en M茅xico, ante la disminuci贸n de riesgo de contagio por aves acu谩ticas y el estatus epidemiol贸gico posterior a la migraci贸n de primavera 2023, resulta en un tema de la mayor importancia en la situaci贸n actual.

Existe un sin n煤mero de argumentos t茅cnicos que indican la notable disminuci贸n de las poblaciones de aves acu谩ticas migratorias transportadoras del virus de la influenza aviar, ante su retorno a sus 谩reas de anidamiento al norte del Continente americano. De este modo, es vital revisar esta informaci贸n, para poder postular varias hip贸tesis respecto a la permanencia del virus de la IAAP H5N1, en los diferentes nichos ecol贸gicos del Pa铆s, para, con base en ello, y otras consideraciones de tipo epidemiol贸gico y econ贸mico, estar en capacidad de valorar la conveniencia de suspender la vacunaci贸n de emergencia contra la enfermedad en forma total o parcial en el territorio nacional.

Considerando que, en su momento, debido a la llegada al Pa铆s de millones de aves migratorias procedentes de Canad谩 y Estados Unidos de Am茅rica (EUA), durante su estancia invernal a partir de los meses de septiembre y octubre del a帽o 2022, se gener贸 una alerta temprana para la industria av铆cola nacional, a causa de la presencia de brotes por la cepa eurasi谩tica H5N1 en la avicultura de los EUA, desde el mes de enero del mismo a帽o.

Esta alerta, fue 聽seguida de los preparativos, por parte de la Direcci贸n General de Salud Animal (DGSA), del Servicio Nacional de Sanidad, Inocuidad y Calidad Agroalimentaria (SENASICA), para el control, de la inminente emergencia, mediante la oportuna activaci贸n del Dispositivo Nacional de Emergencia de Sanidad Animal (DINESA), lo que implic贸 la aplicaci贸n de medidas contra epizo贸ticas y de reforzamiento de la bioseguridad, incluidas las de control de la movilizaci贸n y comercializaci贸n de aves, sus productos y subproductos as铆 como la autorizaci贸n, bajo condiciones de emergencia, del uso de vacunas, todo lo que contribuy贸 al virtual control del brote, una vez que este se present贸, a partir de octubre de 2022..

Actualmente (27/04/2023), se tiene detectada una notable disminuci贸n de las poblaciones de aves migratorias, como resultado del comportamiento c铆clico de 茅stas y, por ende, una similar reducci贸n de la posibilidad de exposici贸n al virus, a trav茅s de las aves residentes (sinantr贸picas), vinculantes en la interacci贸n con las unidades de producci贸n y traspatios de aves dom茅sticas, en la transmisi贸n de virus de la influenza aviar.

El presente comunicado, se documenta en diversas fuentes, adem谩s de los monitoreos habituales de aves silvestres que realiza la Comisi贸n M茅xico Estados Unidos para la Prevenci贸n de la Fiebre Aftosa y otras Enfermedades Ex贸ticas de los Animales (CPA), dependiente de la Direcci贸n General de Salud Animal del SENASICA, en distintas regiones del Pa铆s, as铆 como en el an谩lisis de experiencias observadas como parte del comportamiento epidemiol贸gico de los virus de la influenza en otras especies susceptibles de padecer epidemias de tipo c铆clico por estos virus.

En la figura 1, se presenta el gr谩fico que documenta el regreso, a territorio estadounidense a lo largo de su frontera con M茅xico y costas del sur de su territorio, de aves migratorias, durante los primeros meses del a帽o 2023.

Esta informaci贸n que es generada por la red de radares atmosf茅ricos y procesada por el Laboratorio de Cornell y la Universidad Estatal de Colorado, muestra el comportamiento migratorio de las aves silvestres en el per铆odo invernal (30 de enero al 05 de abril de 2023) con un incremento de la migraci贸n al inicio de marzo, debido al retorno de las aves hacia el norte del Continente, con un descenso a mediados de mes y de nuevo otro incremento al final de marzo e inicio de abril. Todo lo que significa que, para M茅xico, el riesgo que representan estas migraciones, tiende a disminuir en los pr贸ximos meses.

Figura 1. Entre el 30 de enero y el 05 de abril, se han reportado 184.2 millones de aves cruzando a territorio estadounidense con un promedio de 13.2 millones de aves diariamente (Fuente: https://birdcast.info/migration-tools/live-migration-maps/).

Por otro lado, basados en el calendario cineg茅tico para la temporada 2022 鈥 2023, encontramos que el cierre de la temporada de caza de patos y otras aves acu谩ticas, se extiende del 12 de febrero al 09 de abril. Lo que indica el cese de actividades extractivas en todos los estados (Fig. 2).

As铆 mismo, los monitoreos epidemiol贸gicos de aves acu谩ticas silvestres que la CPA lleva a cabo durante el per铆odo oto帽o 鈥 invierno en humedales de distintas entidades del Pa铆s, reportan una disminuci贸n paulatina en las poblaciones de estas aves a partir del 10 de marzo (Figura 2).

Figura 2. Inicio de veda de aves acu谩ticas por entidad federativa
(Fuente: https://www.gob.mx/semarnat/documentos/calendario-de-epocas-habiles-2022-2023).

El comportamiento c铆clico de la influenza estacional, humana y aviar:

En M茅xico, la influenza estacional humana y de forma casi paralela la aviar, se presenta principalmente en los meses de oto帽o e invierno, aunque el inicio y la duraci贸n de la temporada pueden variar a帽o con a帽o, alcanzando regularmente su pico m谩ximo en los meses de enero y febrero, e inicia com煤nmente en octubre extendi茅ndose hasta marzo del siguiente a帽o y en el caso de las aves abarca un tiempo m谩s, hasta un mes aproximadamente.

La influenza estacional humana, es una de las enfermedades infecciosas que produce cada a帽o una elevada carga de enfermedad, en virtud de las epidemias que ocasiona en todo el mundo. La vigilancia de la influenza humana data de 1947, a帽o en que se estableci贸 la Red Mundial de Vigilancia Epidemiol贸gica. Esta red, integrada en la actualidad por 125 instituciones de 96 pa铆ses, recomienda cada a帽o a la Organizaci贸n Mundial de la Salud (OMS) el contenido antig茅nico de la vacuna contra la influenza estacional y act煤a como mecanismo para vigilar la existencia de nuevos virus de influenza con potencial pand茅mico.

Los virus que provocan la influenza estacional humana cambian peri贸dicamente, lo que obliga a modificar la composici贸n de la vacuna utilizada para prevenirla. A fines del siglo pasado, en 1997, se empezaron a presentar en pa铆ses del sureste asi谩tico casos de influenza humana producidos por el virus A H5N1 de origen aviar, con una letalidad muy alta.

Desde entonces, la amenaza de una pandemia de influenza producida por ese virus ha estado latente, a pesar de que se ha reportado su baja capacidad, hasta ahora, para transmitirse de persona a persona. Debido a ello, la OMS a nivel global y la Organizaci贸n Panamericana de la Salud (OPS) en la regi贸n de las Am茅ricas, han apoyado a los pa铆ses para fortalecer sus sistemas de vigilancia epidemiol贸gica y formular planes nacionales de respuesta, ante una posible pandemia de influenza. M茅xico cuenta con un Plan Nacional de Preparaci贸n y Respuesta ante una pandemia de influenza humana, en cuyo cap铆tulo III se establece que, por norma, la influenza es una enfermedad sujeta a vigilancia epidemiol贸gica y notificaci贸n inmediata. En el caso de la influenza aviar esta preparaci贸n est谩 representada por el Dispositivo Nacional de Emergencia de Sanidad Animal (DINESA).

Dada la gran labilidad gen茅tica del virus de la influenza humana, el plan mencionado establece la vigilancia epidemiol贸gica en tres posibles escenarios, uno de los cuales se relaciona con la aparici贸n de una nueva cepa del virus con potencial pand茅mico.

En M茅xico, desde finales de febrero hasta principios del mes de abril de 2009, ocurrieron, 聽en el 谩rea de la salud p煤blica dos hechos, fuera de lo com煤n, por una parte, se increment贸 el n煤mero de hospitalizaciones y defunciones por neumon铆a grave y, por otra, un aument贸 en el n煤mero de casos probables de influenza, lo que las autoridades de salud interpretaron como 鈥渦n desplazamiento del pico estacional hacia el inicio del periodo primaveral, debido a una prolongaci贸n en el tiempo de transmisi贸n禄. El incremento del n煤mero de casos de influenza tambi茅n se present贸 en Estados Unidos de Am茅rica y Canad谩, pa铆ses con los que M茅xico comparte el mismo 芦nicho ecol贸gico禄 de la enfermedad. Debido a que en Estados Unidos el n煤mero de casos empez贸 a declinar a fines de febrero y alcanz贸 su nivel m谩s bajo el 11 de abril, exist铆a la expectativa de que el comportamiento de la influenza en M茅xico siguiera un curso similar. Por el contrario, los casos de influenza siguieron en aumento en abril; empero, debido a que 63% se report贸 como tipo A y 37% como tipo B, se consider贸 que se trataba de casos de influenza estacional. Llamaba la atenci贸n que los grupos de edad m谩s afectados eran los de 5 a 14 y 25 a 44 a帽os, lo que se atribuy贸 a la acumulaci贸n de individuos susceptibles en esos grupos, dado que no se hab铆an vacunado por tratarse de grupos no considerados como prioritarios para la vacunaci贸n contra la influenza.

Para el 11 de abril, se hab铆an contabilizado 14 brotes de influenza en el Pa铆s, el n煤mero acumulado de casos era tres veces mayor al per铆odo similar de 2008 y hab铆an fallecido tres pacientes con influenza, dos confirmados por laboratorio y otro s贸lo con diagn贸stico cl铆nico. Tal situaci贸n puso en alerta a las autoridades de salud del Pa铆s y con el fin de tipificar el virus, se enviaron muestras de pacientes sospechosos de influenza al Laboratorio Nacional de Microbiolog铆a de la Oficina de Salud P煤blica de Canad谩 y por otra parte, los d铆as 18 y 19 de abril se efectu贸 una b煤squeda activa de casos en 23 hospitales del entonces Distrito Federal, en la que se encontraron 120 personas hospitalizadas con neumon铆a, 61% de los cuales correspond铆a a hombres y cuyos s铆ntomas predominantes eran fiebre elevada por arriba de 38掳C, tos, cefalea, ataque al estado general, mialgias y cansancio extremo.

El 17 de abril, los Centros para el Control y la Prevenci贸n de Enfermedades (CDC) de Estados Unidos y el Departamento de Salud P煤blica de California, identificaron una nueva cepa de virus tipificado como A H1N1, en dos pacientes pedi谩tricos que hab铆an mostrado s铆ntomas febriles respiratorios a finales de marzo. El 23 de abril, la Secretar铆a de Salud de M茅xico recibi贸 los resultados del laboratorio de Canad谩, en los que se notific贸 que en casi la tercera parte de las muestras se hab铆a encontrado un virus gen茅ticamente id茅ntico al encontrado en California. Para esa fecha, el n煤mero de defunciones en M茅xico ya sumaba 20, por lo que la Secretar铆a de Salud intensific贸 las medidas de distanciamiento social y protecci贸n e higiene personal para controlar la epidemia por este nuevo virus. Como ya es conocido, la epidemia se expandi贸 desde Norteam茅rica a otras zonas del mismo Continente, as铆 como a pa铆ses de Europa y Asia y alcanz贸 una magnitud que llev贸 a la OMS a declarar primero el incremento a fase V y a partir del 11 de junio de 2009 la fase VI o fase de pandemia.

Entre las medidas adoptadas al principio de la epidemia en M茅xico, la Secretar铆a de Salud instal贸 un grupo de estudio de la mortalidad por influenza coordinado por la Comisi贸n Nacional de Arbitraje M茅dico (CONAMED), con el fin de formular reportes t茅cnicos que contribuyeran a decidir acciones de salud p煤blica y recomendaciones al personal m茅dico para el diagn贸stico y tratamiento oportunos.

Los reportes se elaboraron y difundieron cotidianamente a trav茅s de los medios de comunicaci贸n masiva del Pa铆s y se compartieron con las autoridades sanitarias internacionales.

A pesar de este hecho an贸malo en el comportamiento epidemiol贸gico de la enfermedad en M茅xico, la Secretar铆a de Salud, ha mantenido su pol铆tica de vacunaci贸n de manera tradicional los 煤ltimos a帽os, aplicando la vacuna para la temporada de influenza 2022-2023 con calendario similar al de la temporada pasada. Para la mayor铆a de las personas que solo necesitan una dosis durante la temporada, septiembre y octubre suelen ser buenos momentos para vacunarse. A la mayor铆a de los adultos no se les recomienda vacunarse en julio y agosto, pero puede considerarse para ciertos grupos. Aunque idealmente se recomienda la inmunizaci贸n antes de que finalice octubre, es importante saber que vacunarse despu茅s de octubre tambi茅n puede brindar protecci贸n durante el punto m谩ximo de la temporada de influenza.

Sin embargo, la Secretar铆a de Salud, considera que no resulta de mayor utilidad la vacunaci贸n fuera de este periodo.

En el caso de nuestra reciente experiencia con el brote de influenza aviar H5N1 en M茅xico, durante el cual el uso de vacuna de emergencia se realiz贸 desde mediados de noviembre del 2022 y hasta abril de 2023, debido a que en esta ocasi贸n, previo a la liberaci贸n de dichas vacunas dentro del programa de emergencia, se requiri贸 de las pruebas de desaf铆o de aquellas disponibles en M茅xico y con potencial inmunizador, contra el virus actuante en el Pa铆s.

Sin embargo, los tiempos que deber铆an ser considerados como ideales para la vacunaci贸n de aves de larga vida, en M茅xico, ser铆an los comprendidos entre los meses de octubre, noviembre, diciembre y tal vez enero, si se considera que, de acuerdo con los datos sobre la mayor presencia de poblaciones migratorias de aves, son los meses de noviembre a febrero y ya de manera m铆nima hacia la primera quincena de abril.

De este modo, el uso de vacuna entre los meses de mayo a septiembre solo estar铆a justificado en casos de brotes confirmados por laboratorio oficial del SENASICA, que indicar谩n la presencia del virus H5N1 u otra variante actuante en esa temporada, lo que podr铆a justificar la aplicaci贸n de vacunas, pero s贸lo en zonas de alto riego comprobado y no as铆, de manera indiscriminada, en zonas o estados sin presencia del virus y preferentemente enfocada a aves de larga vida, no as铆 a las de engorda y de ninguna manera en los estados considerados libres de influenza, so pena de perder dicho reconocimiento.

Supervivencia del virus de la influenza aviar en el ambiente:

Algunos estudios han examinado la persistencia del virus en las heces; en un estudio, los virus de la Influenza Aviar de Baja Patogenicidad (IABP) (H7N2) persistieron hasta dos semanas en las heces y en jaulas. Estos virus podr铆an sobrevivir hasta 32 d铆as a una temperatura de entre 15 掳C y 20 掳C, y durante al menos 20 d铆as a una temperatura de entre 28 掳C y 30 掳C, pero se inactivaron con mayor rapidez cuando se mezclaron con esti茅rcol de pollo. En otros estudios, se observ贸 que los virus de la IABP viven por lo menos 44 o 105 d铆as en las heces, observaci贸n esta 煤ltima que podr铆a explicar la aparici贸n de brotes asociados a distribuci贸n en campo de gallinazas o pollinazas contaminadas y no t茅rmicamente tratadas, en 茅pocas de fuertes vientos y tolvaneras.

Aunque se desconoce con precisi贸n el tiempo de persistencia del virus en animales sobrevivientes, en general se acepta que, despu茅s de siete a catorce d铆as, el animal infectado ya no elimina virus. De este modo podemos aceptar que, al igual que en el humano, el animal que enferma tiene dos posibilidades, morir o recuperarse, quedando en este caso, totalmente inmunizado contra la enfermedad, sin la posibilidad de actuar como portador sano.

Costos y riesgo de la vacunaci贸n contra el virus de la influenza aviar:

En cualquier proceso de inmunizaci贸n de animales, el costo integral resulta de la suma de una serie de factores asociados con la actividad y no solo, en s铆, con el que representa el biol贸gico. De este modo son m煤ltiples los aspectos que deben ser cuantificados en el costeo de toda la operaci贸n, as铆 como los riesgos que ello implica.

De este modo, el costeo de la operaci贸n debe considerar, entre otros los siguientes:

  1. Costo del biol贸gico y su transporte hasta la granja.
  2. Costo de equipos (cajas refrigerantes, jeringas, agujas, ropa de protecci贸n para el personal vacunador, etc.).
  3. Costo resultante de la baja de producci贸n y convertibilidad alimentaria a causa del estr茅s producido por el manejo del animal y la aplicaci贸n del inmun贸geno.
  4. Costo de mano de obra (vacunadores) y su transportaci贸n, costos asociados a los procesos de descontaminaci贸n y otros de bioseguridad de este personal.
  5. Costos asociados al riesgo de introducci贸n de enfermedades ajenas a la parvada, a trav茅s de contaminaciones propiciadas por las brigadas de vacunaci贸n.

Aun cuando resulta dif铆cil de cuantificar con precisi贸n, los costos de la vacunaci贸n de emergencia aplicada para el control del brote de IAAP H5N1, en M茅xico, se han estimado en cerca de 100 millones de pesos, lo anterior sin considerar que, de las vacunas autorizadas, solo fueron aplicadas 116,901,000, equivalentes al 61% de las programadas, quedando sin aplicar 75,657,824 dosis (Figura 3).

Figura 3. N煤mero de aves inmunizadas Vs. no inmunizadas en predios autorizados para vacunar.

Tal como se se帽ala en el Informe de la vacunaci贸n contra la influenza aviar A H5N1, oto帽o 2022 鈥 invierno 2023, publicado por la CPA, en el que se transcribe textualmente, lo se帽alado en las memorias de la Conferencia Cient铆fica OIE/FAO/IZSVe, coorganizada, por la actual OMSA y la FAO, con el apoyo de la Uni贸n Europea, en Verona, Italia, el a帽o 2007.

鈥淟a vacunaci贸n de emergencia constituye una opci贸n cuando existen pruebas de la introducci贸n de la IA o siempre que la situaci贸n epidemiol贸gica indique que podr铆a darse una propagaci贸n masiva y r谩pida de la infecci贸n. En t茅rminos generales, la vacunaci贸n de emergencia puede llevarse a cabo de forma protectora (vacuna sin sacrificio) o de forma eliminatoria (vacuna con sacrificio).鈥

En el caso de M茅xico se aplic贸, de manera coincidental este 煤ltimo criterio, con resultados satisfactorios al lograrse el control del brote con un costo asociado al sacrificio y disposici贸n de aves infectadas o en contacto de cerca de seis millones, lo que contrasta con el n煤mero de animales sacrificados en los Estados Unidos de Am茅rica y en los pa铆ses europeos, con cifras cercanas, a m谩s de 60 millones de animales en cada caso.

Finalmente, en la misma publicaci贸n, se cita la m谩xima siguiente; 芦Toda pol铆tica que conduzca al uso de la vacunaci贸n debe incluir una estrategia para detener finalmente su uso禄, en particular en aquellos casos en que se autorice con motivo de una emergencia sanitaria.

CONCLUSIONES:

Con base en el an谩lisis de los datos presentados se pueden emitir las siguientes hip贸tesis sobre el comportamiento, en los pr贸ximos meses del virus H5N1 en la avicultura comercial y de traspatio de M茅xico, as铆 como un posible comportamiento esperado para la reinstalaci贸n del ciclo 2024 de aves migratorias y su impacto en la avicultura mexicana.

Con base en los muestreos realizados por la DGSA a trav茅s de la CPA, tanto en unidades de producci贸n como en aves silvestres y de traspatio, a nivel nacional y con 茅nfasis en los cinco estados en los que fueron detectados brotes activos de la enfermedad, al presente, no se ha detectado la presencia del virus de la influenza aviar H5N1. Lo anterior coincide con el actual periodo inter-migraci贸n, en el que hay ausencia de aves de este tipo y sin casos atribuibles al virus, durante las semanas recientes, en las cuales, la 煤ltima detecci贸n en aves comerciales se produjo el d铆a 2 de marzo en el estado de Aguascalientes y el 21 de marzo en aves silvestres en el municipio de Tepatitl谩n, Jalisco. Por lo tanto, deberemos esperar que el nuevo ciclo de transmisi贸n se producir谩 en los meses de oto帽o invierno 2023, asociado a la nueva temporada de migraci贸n.

Lo anterior indica que el virus productor de la enfermedad, est谩 pr谩cticamente ausente en las poblaciones de aves del Pa铆s, tanto comerciales, como de traspatio y silvestres, aun cuando podr铆a persistir en el medio ambiente, en instalaciones o desechos (gallinaza y pollinaza) que estuvieron en contacto con animales enfermos, no desinfectadas o en aves sinantr贸picas en fase de incubaci贸n o a煤n en periodo de eliminaci贸n post-infecci贸n.

De cualquier manera, el riesgo de reaparici贸n de la enfermedad en los lugares donde se detectaron brotes, debe considerarse como m铆nimo, por lo que no existir铆a justificaci贸n para aplicar la vacuna utilizada durante la emergencia, toda vez que ser铆a incurrir innecesariamente, en gastos y riesgos asociados a su aplicaci贸n.

Entre ellos, sobresalen el riesgo asociado a la introducci贸n de vacunadores, que pueden actuar como vehiculizadores de influenza y otras enfermedades, la generaci贸n de estr茅s en los animales, etc. Todo lo que encarecer铆a injustificadamente la producci贸n, y en el caso de los estados reconocidos como libres de influenza aviar, perder el reconocimiento de ese estatus al prolongar por m谩s de seis meses el uso de la vacuna.

En cambio, si resulta conveniente, en contrapartida, fortalecer las medidas de bioseguridad en las unidades de producci贸n, en particular en lo tocante al estado de las mallas pajareras, el tratamiento t茅rmico de la gallinaza o pollinaza, limitar la comercializaci贸n de aves vivas a t茅rmino de su vida productiva, la desinfecci贸n meticulosa del personal que ingrese a las unidades, as铆 como a cualquier tipo de materiales o insumos destinados al uso o consumo de animales y personas al interior de las unidades de producci贸n y manteniendo activas las acciones de vigilancia epidemiol贸gica activa y pasiva para estar en posibilidades de reaccionar de inmediato, ante la aparici贸n de un nuevo brote.

Queda otra estrategia factible de implementar, aun cuando de tipo hol铆stico, dada la caracter铆stica desconfianza com煤n entre los productores y propia de la naturaleza humana. En este escenario, se sugiere que, el dinero ahorrado por la suspensi贸n de la vacunaci贸n se destine temporalmente al fortalecimiento del Fondo Nacional de Aseguramiento Av铆cola que cubre enfermedades o cepas ex贸ticas que puedan afectar a la avicultura nacional. Este fondo, de auto indemnizaci贸n, manejado por la Uni贸n Nacional de Avicultores u otras asociaciones, podr铆a garantizar la compensaci贸n econ贸mica inmediata de las aves que tuvieran que ser eliminadas para el control temprano de un nuevo brote, el cual ser铆a, idealmente, r谩pidamente denunciado, merced a la perspectiva de la indemnizaci贸n, sin dejar de considerar que lo anterior, ir铆a acompa帽ado de la vacunaci贸n, inicialmente聽 en anillo y en zonas de alto riesgo, todo 聽lo que requerir铆a de la creaci贸n y mantenimiento de un banco estrat茅gico de vacuna contra el tipo actual de virus, lo anterior, podr铆a facilitarse, si a este banco se destinan las vacunas ya adquiridas por la industria y que no han sido aplicadas. Esta operaci贸n podr铆a tambi茅n, ser financiada por el mismo Fondo Nacional.

Finalmente, el SENASICA mantendr谩 de manera permanente, las labores de vigilancia epidemiol贸gica y, por ende, el constante escrutinio de una posible aparici贸n de nuevas variables del virus, que pudieran ingresar con la nueva migraci贸n, 2023 鈥 2024, para estar preparados con la evaluaci贸n de nuevos inmun贸genos espec铆ficos para una nueva variante, de ser el caso.

Source: bmeditores.mx

Comparta el conocimiento 馃挌

Leave a Reply

Your email address will not be published.