Sinto√≠smo, el culto a la naturaleza como morada de los ¬ękami¬Ľ

El sintoísmo es una de las religiones más antiguas del mundo, y se trata de la fe nativa del pueblo japonés. Desde tiempos remotos ha estado íntimamente ligada con el culto a la naturaleza como morada de los kami. El término kami designa a los espíritus nobles y sagrados que se encuentran en todas las personas, se podría decir que son las deidades de esta religión, pero abarca mucho más que eso.

Sintoísmo, el culto a la naturaleza

Los ríos son uno de los elementos naturales que más son apreciados por el sintoísmo.

¬ęSinto√≠smo. La v√≠a de los kami¬Ľ

El libro Sinto√≠smo. La v√≠a de los kami escrito por Sokyo Ono (editorial Satori), catedr√°tico de la universidad sinto√≠sta de Tokio, resume en esta peque√Īa introducci√≥n a la religi√≥n sinto√≠sta para el lector occidental, todas las principales caracter√≠sticas de la doctrina, as√≠ como sus aspectos filos√≥ficos y arquitect√≥nicos centrados en el culto a los kami en los santuarios.

Sintoísmo. La vía de los kami

Portada del libro ¬ęSinto√≠smo. La v√≠a de los kami¬Ľ de Sokyo Ono. Editorial Satori.

Los sagrados elementos naturales

Existen para el sinto√≠smo, fen√≥menos y objetos sagrados, que en muchas ocasiones se podr√≠an confundir con las deidades animistas, pero lo cierto es que tienen un significado m√°s profundo. Entre ellos figuran los √°rboles, las rocas, los r√≠os, las cuevas, o las monta√Īas. Pero tambi√©n, fen√≥menos atmosf√©ricos como el viento, el agua y el trueno; e incluso la fertilidad, la producci√≥n o el crecimiento. Son esp√≠ritus ancestrales que son venerados con gran fervor, con unas cualidades intr√≠nsecas a su funci√≥n y que procuran protecci√≥n.

Estos ¬ękami¬Ľ tambi√©n pueden estar vinculados a un territorio concreto o a un clan familiar (uji).

A diferencia de otras grandes religiones no hay un fundador o una deidad absoluta que lleva el control sobre todas las demás, y tampoco tiene un escrito o escritos sagrados fundamentales, a partir de los cuales se haya desarrollado la religión. El sintoísmo se ha extendido gracias a una manera eminentemente práctica y familiar de su culto, mediante santuarios y de forma privada a lo largo de generaciones.

A pesar de no tener una mitología superior de la que descienden todas las deidades, la diosa Sol, es considerada como el kami supremo del sintoísmo. Su función es iluminar al mundo con la virtud del Sol. La armonía y la cooperación de todos los kami hacen que haya un equilibrio en el mundo, y su función creadora se ejecuta mediante la elaboración de sus propias misiones y acciones conjunta.

Etimología del sintoísmo

El vocablo shinto est√° compuesto por dos ideogramas, shin, cuyo significado es kami, y to, que se puede traducir como el camino. Se trata de una vida espiritual de ritos encaminada a la veneraci√≥n y comuni√≥n con los kami. A lo largo de dos milenios se ha ido gestando este culto en el pueblo japon√©s, que a√ļna una serie de comportamientos, actitudes e ideas.

Como se puede apreciar en el ascenso al santuario de Kifune, el entorno natural es una muestra de la importancia que para el sintoísmo tiene la belleza del bosque.

Los santuarios son los lugares sagrados del sintoísmo, a diferencia de otras religiones no suelen tener imágenes que adoran los fieles. La naturaleza es la guía espiritual desde el mundo terrenal hasta el mundo superior, donde se encuentra lo divino. El kami ayuda al individuo en su experiencia de vida a conseguir ese propósito.

El entorno místico natural y su belleza es el espacio perfecto para que haya un santuario sintoísta. Ese paisaje sobrecogedor es el sendero para llegar hasta esa comunión con el kami divino. De ahí que todos los santuarios japoneses se hallen situados en medio de antiguos bosques o en la ladera de las colinas, generalmente en zonas aisladas.

La belleza natural nunca es sustituta de la artificial para el sintoísmo. Los edificios de los santuarios se encuentran totalmente integrados en el paisaje. Son lugares sagrados que merecen un respeto. El sobrecogimiento de estos espacios para los humanos resulta esencial, sean o no fieles, el contacto tan estrecho con la naturaleza hace de esta visita un acto purificador y renovador.

Sakaki

Ofrenda de Sakaki (¬ęCleyera japonica¬Ľ).

El culto a los √°rboles

En el sintoísmo, el culto a los árboles forma parte de su historia. En todos los santuarios siempre habrá una fila de árboles que marcan el camino hacia el kami, o un bosque. Tal es su unión con estos seres vivos, que algunos de ellos se consideran sagrados, como el sakaki. Cuyas ramas se ofrecen como ofrenda a los kami, y aparecen en numerosos rituales sintoístas.

De hecho el vocablo mori, que significa ¬ębosque¬Ľ, muchas veces se designa tambi√©n como santuario. Es bastante com√ļn encontrarse con uno o dos √°rboles sagrados cercados con una cuerda de paja alrededor de sus troncos, de la cuelgan peque√Īas tiras de papel. Se considera que en ellos habitan los kami.

El caso es que en muchos de los santuarios tienen como objeto de culto el propio bosque o un √°rbol en concreto, con peque√Īos tori (arco o puerta sagrada que se coloca en la entrada del santuario) simb√≥licos en su base. Hay que tener en cuenta que los santuarios no son lugares de evangelizaci√≥n o de proselitismo.

Monte Fuji

El monte Fuji es la monta√Īa sagrada por antonomasia de Jap√≥n.

Monta√Īas sagradas

Para el sinto√≠smo, las monta√Īas tambi√©n se consideran sagradas. Suelen ser la morada de muchos santuarios, situados en sus cimas o en sus laderas. Desde la Antig√ľedad, las monta√Īas se han considerado espacios naturales sacros, se les denomina reizan, aunque se considera m√°s bien que son espacios destinados a la propia meditaci√≥n o para honrar al kami. Normalmente, ni siquiera se permite el ascenso a la propia monta√Īa, solo destinado a los propios sacerdotes. Un ejemplo muy conocido es el monte Fuji, o el monte Nantai.

M√°s lugares sagrados: cuevas, islas o rocas

Otros elementos de la naturaleza que son moradas de los kami, y que de forma tradicional se han reverenciado por los fieles son las cuevas, las islas o las rocas. Toda la naturaleza, el conjunto de ella que incluye al hombre, los animales, las monta√Īas, los r√≠os, los mares, o las plantas; existe por la voluntad de los kami y su bendici√≥n infinita contribuye al bienestar del mundo.

Santuario Itsukushima

Santuario Itsukushima, en el que se rinde culto a una isla.

Nuestra Tierra ha sido venerada por nuestros ancestros, sabiendo que gracias a ella y a todos los beneficios que nos aporta, puede seguir la vida. Fijémonos en esa visión y en esa forma tradicional, que ha conseguido proteger el medio ambiente, y a su vez otorgar alimento, trabajo, medicina, hogar y felicidad al ser humano.

La editorial Satori est√° especializada en historia, arte, cultura y literatura japonesa.

 

 

Source: www.concienciaeco.com

Comparta el conocimiento ūüíö

Leave a Reply

Your email address will not be published.