Más sobre la Ceiba

AgroMatrix Systems for Agricultural Marketing

Tenía varios años “persiguiendo” las Ceibas a fin de fotografiar sus flores. Llegué al punto de aceptar el desafío de mi amigo Timoteo Estévez sobre quién lo lograría primero. Sólo pude conseguirlo hace unos días. Y fue sólo a partir del artículo que reproduzco a continuación que llegué a comprender dónde estaba la dificultad con la flor de la Ceiba.

Así que me he tomado la libertad de reproducir, extractar y añadir algunas notas a este interesante artículo, publicado por el Área de Conservación del Guanacaste, Costa Rica; y de ilustrarlo con una fotografía de Timoteo, mi “rival” fotográfico 🙂 en lo que a Ceibas se refiere.

La Ceiba, el árbol solitario de los potreros

Por Roberto Vargas Sanabria

Cuando se viaja por la zona Norte y otros lugares de nuestro país 1, es muy común observar un árbol muy grande2, conocido como Ceiba en Costa Rica y otros países de Centroamérica. Este árbol pertenece a la familia botánica (Bombacaceae)3 y corresponde al nombre científico de Ceiba pentandra (L.) Gaerth.

Su madera es muy suave, fácilmente atacada por hongos y cuando esta se seca se vuelve muy quebradiza; por eso, cuando se cortan todos los demás árboles, se dejan en pie a los ceibas. Por esto es muy común verlos solitarios en muchos potreros de nuestro país, brindando sombra a muchos animales, incluso al hombre y también sirven de hábitat para plantas, animales, hongos, etc.

En muchos lugares se observa que a la par de estos árboles se han mantenido o se han formado pequeñas lagunas, ayudando fuertemente a la sucesión secundaria.

El Ceiba presenta grandes gambas laminares muy desarrolladas en la base del tronco, el cual es grueso y gris. Tiene hojas digitalmente compuestas, y están colocadas en forma alterna, en el campo es fácil distinguirlo de las demás especies vegetales debido, a que presenta una forma más gruesa en el centro del tallo que en la base, además cuando son jóvenes presentan aguijones, y cuando son adultos casi siempre los pierden, además presentan una copa grande y redondeada.

El tipo de la flor que presenta el Ceiba es una umbela lateral, con muchas flores de color blancuzca o rosadas. Según (Witsberger, 1982), las flores del Ceiba son polinizadas por murciélagos, colibríes y abejas4.

Sus frutos son cápsulas de forma elíptica u oblonga. Al madurar son de color pardo y se abren en cinco partes. Al quedar expuestas sus semillas son de color negro, y debido a su tamaño y forma son fácilmente dispersadas por el viento5.

Los árboles de Ceiba tienen una floración y la siguiente fructificación en los meses de enero y febrero y los frutos maduran cerca de 4 a 6 semanas más tarde; (Frankie, Barker y Oplen, 1974). Sin embargo, según (Baker, 1974), estos árboles no florecen todos los años y ha habido de 5 a 10 años, entre dos episodios de floración.

La germinación de las semillas de Ceiba, se lleva acabo en unos pocos días, si la luz y la humedad son adecuadas. De otra manera, las semillas pueden quedar en estado latente pero viables en el suelo durante un largo período, (Budowski, 1965).

Al Ceiba lo podemos encontrar en los bosques muy húmedos y en las partes húmedas del bosque seco, su distribución va desde México a Ecuador, Brasil y Guayana, también en las Antillas. Está presente en Africa y Asia, probablemente introducido de América.

1 Costa Rica.

2 Crece hasta 60 metros de altura.

3 Actualmente se sitúa en la familia Malvaceae.

4 Las flores de las ceibas se abren durante la noche y son polinizadas sobre todo por murciélagos, en las mañanas también las visitan aves e insectos. OpEPA, Bogotá.

5 La ceiba es cultivada comercialmente por la lana que se encuentra dentro de los frutos. Esta lana es conocida como kapok y es materia prima para la elaboración de aislantes, rellenos y salvavidas. OpEPA, Bogotá.

Source: apuntesverdes.wordpress.com

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *