Importancia de legislar la miel

Producida por abejas nativas sin aguijón en México

M. en MVZ. Ina Ramírez Miranda.
Auditora Líder en Sistemas de Gestión de Inocuidad Alimentaria.

Introducción

La miel ha tenido un lugar valioso en la medicina tradicional durante siglos. Desde hace d√©cadas, varios grupos de investigaci√≥n han sometido a la miel a investigaciones cl√≠nicas y de laboratorio (Eteraf & Najafi, 2013). Sin embargo, a√ļn tiene un uso limitado en la medicina moderna debido a la falta de estudios que proporcionen evidencia cient√≠fica de las propiedades medicinales y sobre todo a las atribuidas a la miel producida por Melipona beecheii y otras abejas nativas.

La caracterización palinológica de la miel junto con la información de sus características fisicoquímicas y organolépticas, permite definir sus estándares de calidad (Jacinto et al. 2017). La evaluación fisicoquímica a través de los métodos validados y estandarizados establece la identidad y los requisitos esenciales de calidad de la miel destinada directamente al consumo humano (Da Silva et al., 2016). Y aunque la miel es un alimento microbiológicamente seguro, poco se sabe sobre los patógenos en las abejas sin aguijón (Nunes-Silva, 2016). Algunos estudios han demostrado la presencia en este tipo de mieles la presencia no sólo de bacterias mesófilas aerobias, hongos y levaduras, sino también de coliformes, bacterias ácido-lácticas y algunos patógenos como Staphylococcus aureus además de esporas de Bacillus cereus, Clostridium perfringens y botulinum (Leonhardt & Kaltenpoth, 2014; Puciarelli et al., 2014; Mendes da Escóssia et al., 2018; Ngalimat et al., 2019).

En diferentes trabajos de investigación se han encontrado y documentado cientos de sustancias bioactivas en las mieles de Melipona (Oddo et al., 2008; Silva et al., 2013). Los ácidos fenólicos, los flavonoides y las enzimas glucosa oxidasa y catalasa, son los que han recibido una atención especial de los grupos de investigación debido a su actividad biológica asociada a la prevención de enfermedades asociadas con el estrés oxidativo (Aljadi & Kamaruddin, 2004).

De acuerdo con Bertoncelj (2011), los perfiles de flavonoides de mieles están determinados por su origen botánico y geográfico, así como por las condiciones climáticas de la zona. Por lo tanto, la identificación y cuantificación de sustancias fenólicas, podría ser no solamente un marcador del origen floral sino también un indicador potencial de su calidad biológica no sólo por sus propiedades antibacteriana, anti-inflamatoria, anti-oxidante, anti-cancerígena, anti-trombótica y anti-hiperlipidémica (Pyrzynska et al., 2009; Rao et al., 2016), sino también como aditivo que permita mantener la inocuidad y prevenir el deterioro de los alimentos, disminuyendo con ello los casos de enfermedades transmitidas por alimentos (ETA), así como la pérdida y desperdicio alimentario. Sin embargo, a menos que los componentes responsables de cualquiera de estas propiedades sean identificados y estandarizados, entonces cualquier resultado obtenido no podrá atribuirse a este producto en general (Molan, 2012).

La meliponicultura

Un hecho notable de la Meliponicultura es que, en nuestro pa√≠s, hist√≥ricamente fue el √ļnico tipo sostenible de apicultura a nivel mundial (Gonz√°lez, 2012). La cr√≠a de abejas sin aguij√≥n en M√©xico fue practicada mucho antes de la llegada de los espa√Īoles, siendo Melipona beecheii y Scaptotrigona mexicana las especies m√°s explotadas, en la regi√≥n de la pen√≠nsula de Yucat√°n y en el altiplano, respectivamente.

Los mayas usaban la miel de M. beecheii como edulcorante y un ingrediente de ¬ęBalch√©¬Ľ, una bebida fermentada de importancia cultural que todav√≠a se usa hoy d√≠a (Cortopassi-Laurino et al., 2006).

Dentro de la medicina tradicional, la miel es utilizada para tratar afecciones de los ojos, oídos, problemas respiratorios, digestivos, de la piel (González & Quezada, 2010), limpieza de la sangre a mujeres después del parto, como bálsamo calmante para dormir, entre otros (Vit et al., 2015). Actualmente la miel de abejas sin aguijón, principalmente del género Melipona, es considerada como un alimento funcional, es decir, que interfiere en funciones del organismo de manera específica y positiva, promoviendo un efecto fisiológico o psicológico más allá de su valor nutritivo tradicional, contribuyendo al mantenimiento de la salud y bienestar (Cahuich et al., 2015).

Miel de Meliponini: definición, composición, calidad y normatividad

De acuerdo al Codex Alimentarius se entiende por miel a ‚Äúla sustancia dulce natural producida por abejas a partir del n√©ctar de las plantas o de secreciones de partes vivas de √©stas o de excreciones de insectos succionadores de plantas que quedan sobre partes vivas de las mismas y que las abejas recogen, transforman y combinan con sustancias espec√≠ficas propias, y depositan, deshidratan, almacenan y dejan en el panal para que madure y a√Īeje‚ÄĚ (Codex Stan 12-1981), misma definici√≥n que es presentada en las normas NMX-F-036-NORMEX-2006, Alimentos-Miel-Especificaciones y m√©todos de prueba y NOM-004-SAG/GAN-2018, Producci√≥n de miel y especificaciones.

En esta √ļltima, adem√°s de establecer las dos clasificaciones, de acuerdo con el Codex Alimentarius: la primera con respecto a su origen, miel de n√©ctar y miel de mielada, y la segunda a su presentaci√≥n miel en panal, miel l√≠quida y miel cristalizada, se incluyeron las definiciones de miel org√°nica y miel industrial. No obstante, entre los grupos de inter√©s a√ļn existe discusi√≥n si la miel producida por abejas sin aguij√≥n debiese haber sido incluida en esta norma como anexo o establecer sus especificaciones en una norma exclusiva.

En la Tabla 1 se muestran los estándares fisicoquímicos de calidad de la miel para Apis mellifera establecidos por la Comisión del Codex Alimentarius y la norma mexicana que le aplica.

 

Vit (2015), se√Īala que aunque varias especies Apis y abejas sin aguij√≥n son productoras de miel para consumo humano, la definici√≥n internacional de ¬ęmiel¬Ľ sugiere s√≥lo a la de Apis mellifera, por lo que se√Īala que dentro de la definici√≥n de miel de abejas debiese incluirse la miel almacenada en botijas (potes), justo despu√©s de mencionar que las abejas almacenan la miel en panales (Vit et al., 2006). Y debido a que no es posible poder determinar la calidad de la miel de melip√≥nidos al intentar compararla con los valores establecidos en las normativas actuales que describen a la miel de Apis mellifera es que Vit (2004) propuso est√°ndares de calidad para los g√©neros Melipona, Scaptotrigona y Trigona como referencia, mientras no existiera la norma correspondiente (Fonte et al., 2013). Sin embargo, hoy d√≠a, Malasia (MS 2683:2017) y Argentina (RESFC-2019-17-APN-SRYGS#MSYDS) han elaborado est√°ndares para el control de calidad de la miel producida por Heterotrigona itama (Kelulut) y Tetragonisca fiebrigi, respectivamente.

La miel se compone principalmente de carbohidratos (az√ļcares), cantidades menores de agua y una gran cantidad de componentes como son minerales, √°cidos, prote√≠nas, enzimas, vitaminas, constituyentes del aroma, pigmentos, cera y granos de polen (Bogdanov, 2011).

Entre los az√ļcares que componen la miel se encuentran predominantemente la fructosa y la glucosa, a√ļn cuando participan otros az√ļcares simples (Alfaro et al., 2010). Con respecto al porcentaje de humedad, para cumplir con la gran mayor√≠a de las especificaciones comerciales, se espera sea menor al 20% (El Sohaimy et al., 2015).

Aunque la composición de la miel depende principalmente de su origen botánico, puede verse también afectada por el clima, el manejo de extracción y el almacenamiento (Moguel et al., 2005; Tornuk et al., 2013.)

El color de la miel var√≠a desde casi incoloro hasta pardo oscuro, su consistencia puede ser fluida, viscosa o cristalizada; el sabor y el aroma son variables, usualmente de origen; no debe haber ning√ļn sabor, aroma que haya absorbido de alguna materia extra√Īa durante el almacenamiento, tampoco debe fermentar o producir efervescencia. No se podr√° extraer polen ni otro constituyente particular de la miel excepto cuando sea imposible evitarlo para garantizar la ausencia de materias extra√Īas, inorg√°nicas u org√°nicas. No deber√° calentarse ni elaborarse la miel en medida tal que se modifique su composici√≥n esencial y/o se menoscabe su calidad. No se deber√°n utilizar tratamientos qu√≠micos o bioqu√≠micos para influir en la cristalizaci√≥n (Codex Stan 12 ‚Äď 1981).

¬ŅPor qu√© legislar?

Debido al aumento de n√ļmero de casos de enfermedades metab√≥licas y cr√≥nico-degererativas, asociadas al estr√©s oxidativo, al igual que de infecciones bacterianas persistentes ocasionadas por microorganismos multirresistentes a los antibi√≥ticos en pacientes humanos y animales, as√≠ como el reto de la industria alimentaria de mantener las caracter√≠sticas de calidad e inocuidad de sus productos con la m√≠nima adici√≥n de ingredientes artificiales debido al aumento a nivel mundial en la demanda de productos naturales y con propiedades funcionales que puedan influir en aspectos fisiol√≥gicos del organismo, m√°s all√° de su aporte nutrimental, es que hoy d√≠a se hace necesario profundizar en la investigaci√≥n de compuestos que permitan su uso para el desarrollo de nuevos productos en la industria farmac√©utica y de alimentos.

La miel de abejas sin aguij√≥n es una buena opci√≥n para cumplir con las expectativas anteriores, ya que, aunado a su contenido de compuestos fen√≥licos asociados a propiedades bioactivas, sus caracter√≠sticas de producci√≥n permiten que sea considerada como un producto tanto natural como funcional. Sin embargo, la informaci√≥n con la que actualmente se cuenta no es suficiente para caracterizarla fisicoqu√≠micamente, y al ser un producto con un valor alto en el mercado, es factible de ser adulterada, riesgo que se incrementa al no contar con una normatividad en M√©xico que establezca sus par√°metros fisicoqu√≠micos y sanitarios de calidad, enfatizando en el uso actual de la miel como agente terap√©utico, que de no estar regulado podr√≠a poner en riesgo la salud p√ļblica.

Aunado a lo anterior, es necesario establecer una correlación con la vegetación característica de la zona con las propiedades bioactivas, para con ello no sólo proponer a la miel de abejas sin aguijón como una alternativa en la industria farmacológica y alimentaria, controlar su uso y promover la oferta de productos apícolas que cumplan las exigencias de los países importadores, sino también dar sustento a iniciativas de protección y desarrollo a la Meliponicultura, así como a todos los elementos que la integran.

Sin embargo, para poder lograr lo anterior es necesario: 1) conocer el n√ļmero real de meliponicultores que existen actualmente a trav√©s de un censo que permita identificar las caracter√≠sticas de producci√≥n y comercializaci√≥n que se est√°n llevando a cabo hoy d√≠a; 2) establecer un verdadero v√≠nculo entre las instituciones educativas y de investigaci√≥n con las cooperativas de meliponicultores, para hacerles comprender de la importancia de su participaci√≥n en el proceso de recolecci√≥n de informaci√≥n y muestreo de su producci√≥n, sin anteponer el privilegio o intereses de las primeras, que lo √ļnico que han logrado es la reticencia de productores al sentirse defraudados por no haber recibido informaci√≥n √ļtil que pudiese haberles beneficiado en un corto o mediano plazo.

En conclusión, para la integración de la calidad e inocuidad de la miel producida por abejas sin aguijón se requiere de la emisión y vigilancia de una norma que permita regular la producción, manipulación, comercialización y control de este producto con el objetivo de proteger la salud de los consumidores, desalentar el fraude y las prácticas deshonestas, y promover unas prácticas justas en su comercialización.

Referencias

1. Alfaro, B. R. G., Ortiz, J., Viera, F., Burgos, A., Martínez, E., Ramirez, E. (2010) Caracterización palinológica de las mieles de la Península de Yucatán, Mérida. Universidad Autónoma de Yucatán, Comisión Nacional para el Conocimiento y Uso de la Biodiversidad. http://bioteca.biodiversidad.gob.mx/janium/Documentos/6512.pdf
2. Aljadi, A. M., & Kamaruddin, M. Y. (2004). Evaluation of the phenolic contents and antioxidant capacities of two Malaysian floral honeys. Food Chemistry, 85(4), 513‚Äď518. https://doi.org/10.1016/S0308-8146(02)00596-4
3. Bertoncelj, J., DoberŇ°ek, U., Jamnik, M., & Golob, T. (2007). Evaluation of the phenolic content, antioxidant activity and colour of Slovenian honey. Food Chemistry, Vol. 105, pp. 822‚Äď828. https://doi.org/10.1016/j.foodchem.2007.01.060
4. Bogdanov, S. (2011). Honey Composition, Chapter 5. The Honey Book, pp. 1‚Äď13. Recuperado de http://www.bee-hexagon.net/honey/
5. Cahuich, R. K., Ruiz, J. C. R., V√°zquez, E. O., & Campos, M. R. S. (2015). Potencial antioxidante de la miel de melipona beecheii y su relaci√≥n con la salud: Una revisi√≥n. Nutrici√≥n Hospitalaria, Vol. 32, pp. 1432‚Äď1442. https://doi.org/10.3305/nh.2015.32.4.9312
6. Codex Alimentarius (2001). Revised Codex Standard for Honey. Codex Stan 12-1981. Codex Alimentarius Commission. Rev. 1(1987). Rev. 2(2001). http://www.fao.org/fao-who-codexalimentarius/sh-proxy/es/?lnk=1&url=https%253A%252F%252Fworkspace.fao.org%252Fsites%252Fcodex%252FStandards%252FCXS%2B12-1981%252FCXS_012s.pdf
7. Cortopassi-Laurino, M., Imperatriz-Fonseca, V. L., Roubik, D. W., Dollin, A., Heard, T., Aguilar, I., Noguera-Neto, P. (2006). Global meliponiculture: Challenges and opportunities. Apidologie, 37(2), 275‚Äď292. https://doi.org/10.1051/apido:2006027
8. DOF. NOM-004-SAG/GAN-2018, Producci√≥n de miel y especificaciones) Dof: 20/12/2018. 2019. p. 1‚Äď19.
9. Da Silva, P. M., Gauche, C., Gonzaga, L. V., Costa, A. C. O., & Fett, R. (2016). Honey: Chemical composition, stability and authenticity. Food Chemistry, Vol. 196, pp. 309‚Äď323. https://doi.org/10.1016/j.foodchem.2015.09.051
10. El Sohaimy, S. A., Masry, S. H. D., & Shehata, M. G. (2015). Physicochemical characteristics of honey from different origins. Annals of Agricultural Sciences, 60(2), 279‚Äď287. https://doi.org/10.1016/j.aoas.2015.10.015
11. Eteraf-Oskouei, T., & Najafi, M. (2013). Traditional and modern uses of natural honey in human diseases: A review. Iranian Journal of Basic Medical Sciences, 16(6), 731‚Äď742. https://www.researchgate.net/publication/256334320_Traditional_and_Modern_Uses_of_Natural_Honey_in_Human_Diseases_A_Review
12. Fonte, L., D√≠az, M., Machado, R., Demedio, J., Garc√≠a, A. & Blanco, D. (2013). Caracterizaci√≥n f√≠sico-qu√≠mica y organol√©ptica de miel de Melipona beecheii obtenida en sistemas agroforestales. Pastos y Forrajes, Vol. 36, pp. 345‚Äď349. http://scielo.sld.cu/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0864-03942013000300006&lng=es&tlng=es.
13. Gonz√°lez, A. J. A. (2012). La importancia de la Meliponicultura en M√©xico, con √©nfasis en la Pen√≠nsula de Yucat√°n. Bioagrociencias, Vol. 5, pp. 34‚Äď42. http://www.ccba.uady.mx/bioagro/V5N1/Articulo7.pdf
14. Gonz√°lez, J., & Quezada, J. (2010). Produccion tradicional de miel: abejas nativas sin aguij√≥n (trigonas y meliponas). Biodiversidad y Desarrollo Humano en Yucat√°n (CICY), (1999), 382‚Äď384. Retrieved from https://www.cicy.mx/Documentos/CICY/Sitios/Biodiversidad/pdfs/Cap7/19 Produccion tradicional de miel.pdf
15. Jacinto-Pimienta, S. Y., Mendoza-Hern√°ndez, J. H. R., Zaldivar-Cruz, J. M., Sol-S√°nchez, √Ā., Vargas-Villamil, L. M., & Reyes-S√°nchez, C. A. (2017). El uso de componentes principales en la clasificaci√≥n melisopalinol√≥gica de la miel de Apis mellifera L. Revista Mexicana de Ciencias Agr√≠colas, p. 2831. https://doi.org/10.29312/remexca.v0i14.454
16. Leonhardt, S. D., & Kaltenpoth, M. (2014). Microbial communities of three sympatric Australian stingless bee species. PLoS ONE, Vol. 9. https://doi.org/10.1371/journal.pone.0105718
17. Mendes da Escóssia, P. C., Rociene, A. M., C., Siveira, S. O. Oliveira, J. C., Alves da Silva, J. B. (2018). Microbiological quality of honey from stingless bees, jandaíra (Melipona subnitida), from the semiarid region of Brazil. Ciência Rural. Vol. 48 (9). https://doi.org/10.1590/0103-8478cr20180151
18. Moguel., Y., Echazarreta, C., & Mora, R. (2005). Calidad fisicoqu√≠mica de la miel de abeja Apis mellifera producida en el estado de Yucat√°n durante diferentes etapas del proceso de producci√≥n y tipos de floraci√≥n. T√©cnica Pecuaria en M√©xico, Vol. 43, pp. 323‚Äď334. https://doi.org/10.22319/rmcp.v43i3.1369
19. Molan, P. (2012). Why honey works well in healing wounds. 1‚Äď3. Retrieved from https://www.academia.edu/2189859/Pdf_14_Why_honey_works_well_in_healing_wounds
20. Ngalimat, M. S., Raja Abd. Rahman, R. N. Z., Yusof, M. T., Syahir, A., & Sabri, S. (2019). Characterisation of bacteria isolated from the stingless bee, Heterotrigona itama, honey, bee bread and propolis. PeerJ, 7, e7478. https://doi.org/10.7717/peerj.7478
21. Nunes-Silva, P., Piot, N., Meeus, I., Blochtein, B., & Smagghe, G. (2016). Absence of Leishmaniinae and Nosematidae in stingless bees. Scientific Reports, Vol. 6, pp. 2‚Äď6. https://doi.org/10.1038/srep32547
22. Oddo, L. P., Heard, T. A., Rodr√≠guez-Malaver, A., P√©rez, R. A., Fern√°ndez-Mui√Īo, M., Sancho, M. T., Vit, P. (2008). Composition and antioxidant activity of Trigona carbonaria honey from Australia. Journal of Medicinal Food, 11(4), 789‚Äď794. https://doi.org/10.1089/jmf.2007.0724
23. Pucciarelli, A. B., Schapovaloff, M. E., Kummritz, S. K., Se√Īuk, I. A., Brumovsky, L. A., & Dallagnol, A. M. (2014). Microbiological and physicochemical analysis of yate√≠ (Tetragonisca angustula) honey for assessing quality standards and commercialization. Revista Argentina de Microbiologia, 46(4), 325‚Äď332. https://doi.org/10.1016/S0325-7541(14)70091-4
24. Pyrzynska, K., & Biesaga, M. (2009). Analysis of phenolic acids and flavonoids in honey. Trends in Analytical Chemistry, 28(7), 893‚Äď902. https://doi.org/10.1016/j.trac.2009.03.015
25. Rao, P. V., V., Kumara, T. K., T., Naguib, S., & Siew, H. G., (2016). Biological and therapeutic effects of honey produced by honey bees and stingless bees: A comparative review. Brazilian Journal of Pharmacognosy, Vol. 26, pp. 657‚Äď664. https://doi.org/10.1016/j.bjp.2016.01.012
26. Silva, T. M. S., Dos Santos, F. P., Evangelista-Rodrigues, A., Da Silva, E. M. S., Da Silva, G. S., De Novais, J. S., Camara, C. A. (2013). Phenolic compounds, melissopalynological, physicochemical analysis and antioxidant activity of janda√≠ra (Melipona subnitida) honey. Journal of Food Composition and Analysis, 29(1), 10‚Äď18. https://doi.org/10.1016/j.jfca.2012.08.010
27. Tornuk, F., Karaman, S., Ozturk, I., Toker, O. S., Tastemur, B., Sagdic, O., Kayacier, A. (2013). Quality characterization of artisanal and retail Turkish blossom honeys: Determination of physicochemical, microbiological, bioactive properties and aroma profile. Industrial Crops and Products, 46, 124‚Äď131. https://doi.org/10.1016/j.indcrop.2012.12.042
28. Vit, P., Medina, M,, & Enr√≠quez M. E. (2004). Quality standards for medicinal uses of Meliponinae honey in Guatemala, Republica Dominicana and Venezuela. Bee World, Vol. 85, pp. 2‚Äď5. https://doi.org/10.1080/0005772X.2004.11099603
29. Vit, P., Vargas O., L√≥pez, Triny., Maza, F. (2015). Meliponini biodiversity and medicinal uses of pot-honey from El Oro province in Ecuador. Emirates Journal of Food and Agriculture, Vol. 27, pp. 502‚Äď506. https://doi.org/10.9755/ejfa.2015.04.079
30. Vit, P., Gonzalez, I., Sorroza, L., & Pedro, S. R. (2016). Caracterización físicoquímica de miel de angelita Tetragonisca angustula (Latreille, 1811) producida en Esmeraldas, Ecuador. Ciencia Unemi, Vol. 9, p. 77. https://doi.org/10.29076/issn.2528-7737vol9iss20.2016pp77-84p

Artículo publicado en Entorno Ganadero Abril- Mayo 2021

Source: bmeditores.mx

Leave a Reply

Your email address will not be published.