GENERACIÓN VIGÍAS AMBIENTALES – Pamela Angeles

AgroMatrix Systems for Agricultural Marketing

Por el Día Mundial del Medio Ambiente, 2020.

“La República Dominicana forma parte del Archipiélago de las Antillas Mayores, un conjunto de pequeñas islas situado en la zona subtropical del Continente Americano” (Marcano, 2017). Esta situación hace de la isla Hispaniola y de nuestra nación un territorio altamente vulnerable ante las catástrofes ambientales. De hecho, en la actualidad, la República Dominicana junto a Haití se encuentra dentro de las naciones con mayor vulnerabilidad ante los efectos del cambio climático (Ministerio de Medio Ambiente, 2016).

Es por esas razones, que es importante conocer algunas particularidades de las que conforman nuestro medio ambiente y que se contemplan dentro de los derechos fundamentales de cada dominicano y dominicana en nuestra constitución.  

Estas condiciones nos obligan a respetarlas, tanto para el bien propio como para el bien común, y nos hacen un llamado para que seamos personas vigilantes ante aquellas empresas y personas que se disponen a faltar a ese derecho fundamental, transgrediendo la naturaleza y nuestro medio común.

Entonces, empecemos por entender que la tierra donde habitamos tiene unos recursos naturales existentes que son los elementos que la humanidad tiene a su disposición para satisfacer las necesidades económicas, sociales, culturales y tecnológicas: es decir, de alimentos, cobijo, agua, sostenimiento, suelo y aire. Pero resulta, que lamentablemente hoy en día todos esos recursos cada vez más están siendo comprometidos, debido a la sobre explotación, hasta llegar al punto en que se necesitarían dos planetas tierra para abastecer la demanda que se sobre utiliza (Organización de Estados Americanos, 2010).

Estos recursos se encuentran en el “Medio Ambiente”, entre mezclados como un “sistema de elementos bióticos, abióticos, socioeconómicos, culturales y estéticos que interactúan unos con otros”. Por eso es biodiverso, quiere decir que “se compone del conjunto de todas las especies de seres vivos, material genético, paisajes y hábitats en todas sus variedades” (Ministerio de Medio Ambiente y Recursos Naturales, 2000), y todos esos recursos están siendo agotados irreversiblemente a causa del uso excesivo que le estamos dando.

Y en vista de esa grave situación, en la actualidad tenemos que hacer un llamado desesperado a la “conservación, la aplicación de las medidas necesarias para preservar, mejorar, mantener, rehabilitar y restaurar las poblaciones y los ecosistemas, sin afectar su aprovechamiento” (Ministerio de Medio Ambiente y Recursos Naturales, 2000), pues, si no lo hacemos así, nos quedaremos sin medio ambiente que heredar a nuestras futuras generaciones.

“Somos la generación de vigías ambientales, los amurallados a favor del Medio Ambiente.”

Este clamor desesperado es para los jóvenes de mi generación, millenial y la que me subsigue zelenial; estamos llamados a hacer uso del control ambiental, a ejercer ese derecho de “vigilar, inspeccionar, monitorear y aplicar las medidas necesarias para la protección del medio ambiente” (Ministerio de Medio Ambiente y Recursos Naturales, 2000).   Y solo lo podremos lograr a través de la educación ambiental, eje fundamental en el proceso de formación permanente para las personas en sus comunidades, barrios, y parajes; hasta que se comprendan los conceptos básicos y los cuidados prácticos que debemos conocer y poner a favor de por nuestro entorno.

La educación ambiental debe llegar a todas las masas de manera formal o informal, lo importante es que llegue y que se eduque, para que así todos podamos asumir una toma de conciencia, con valores, conceptos, actitudes, y destrezas necesarias frente a la protección y el uso sostenible que debemos dar a los recursos naturales de nuestra media isla.

Mi generación debe ser la generación de los “vigilantes ambientales”. Ser los avizores en nuestras comunidades, barrios, y parajes, ante los intentos criminales de personas y empresas que intentan dañar nuestro medio ambiente.

Debemos ser los “vigías ambientales, los amurallados a favor del Medio Ambiente”, quienes defendamos a “capa y espada a vídeo, foto y denuncia”, a aquellos que quieren dañar y robar nuestro entorno.

“Nosotros debemos diferenciarnos del resto de las personas que no asumen esa postura.”

Porque nosotros sí sabemos cuidar el medio ambiente, sí sabemos preservar nuestros recursos naturales, sí sabemos respetar la biodiversidad local y nacional. Nosotros no tenemos cotorras, ni tortugas como mascotas. Nosotros no tiramos la basura en la calle. Nosotros no cortamos los árboles para lucrarnos. Nosotros no vertemos desechos sólidos en la calle a los cuerpos acuíferos.

Para finalizar, todos nosotros como “sociedad civil, naturales o jurídicos, tenemos el poder de expresar nuestra participación pública y social en la vida local, nacional e internacional para la lucha de la preservación de los recursos naturales” (Ministerio de Medio Ambiente y Recursos Naturales, 2000). Todos estamos obligados a realizar acciones de exigir al estado, a las instituciones, empresas y las demás personas que respeten las disposiciones legales y las medidas para mantener el estado actual de nuestro ecosistema y que la protección de este no sea relegada a un segundo plano, ya que la defensa de nuestro medio ambiente es un derecho amparado en nuestra constitución y en la Ley 64-00, que obliga a que las políticas y medidas para prevenir el deterioro al medio ambiente y los ecosistemas alterados, sean aplicadas sin importar quien o quienes las estén vulnerando.

Por Yolotzin Rivas Publicado en enero 19, 2019

Bibliografía
Marcano, J. (14 de mayo de 2017). Geografía de la República Dominicana. Obtenido de http://www.jmarcano.com: https://www.jmarcano.com/mipais/geografia/index.html
Ministerio de Medio Ambiente. (14 de mayo de 2016). Plan Nacional de Adaptación para el Cambio Climático en la República Dominicana 2015-2030. Obtenido de http://ambiente.gob.do: http://ambiente.gob.do/wp-content/uploads/2018/03/Plan-Nacional-de-Adaptaci%C3%B3n-para-el-Cambio-Clim%C3%A1tico-en-la-Rep%C3%BAblica-Dominicana-2015-2030-PNACC.pdf
Ministerio de Medio Ambiente y Recursos Naturales. (2000). Ley General sobre Medio Ambiente y Recursos Naturales 64-00. Obtenido de http://ambiente.gob.do: http://ambiente.gob.do/wp-content/uploads/2016/09/Ley-No-64-00.pdf
Organización de Estados Americanos. (2010). La humanidad necesitará dos planetas en 2030 para satisfacer sus demandas. Obtenido de http://www.oei.es: https://www.oei.es/historico/divulgacioncientifica/noticias_497.htm

Source: esthersvictory.wordpress.com

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *