Erik Leonard

10430378876_25825f0cb2_k

Dicen que fue el m√°s notable explorador y bot√°nico de La Espa√Īola desde los tiempos de Plumier (1646-1704), el m√°s intr√©pido y determinado.

Erik Leonard Ekman se apasion√≥¬†desde ni√Īo con las plantas. Nacido¬†en Estocolmo el 14 de octubre de 1883 en una familia muy modesta, se embarc√≥¬†en 1907 con lo puesto rumbo a¬†Argentina. Desde all√≠¬†trabaj√≥ para¬†el Museo Sueco de Historia Natural¬†y¬†pudo as√≠ viajar¬†a las m√°s importantes capitales europeas y¬†relacionarse con los bot√°nicos m√°s eminentes de entonces.

Su sue√Īo, que nunca lleg√≥ a hacer realidad, era¬†la exploraci√≥n bot√°nica en Sudam√©rica, primero Brasil y luego Venezuela. Luego de¬†alcanzar, en 1914, el doctorado en bot√°nica¬†en Suecia, gan√≥ la¬†beca para la exploraci√≥n¬†en Brasil; sin embargo, el renombrado profesor alem√°n¬†Ignatz Urban¬†utiliz√≥ su influencia pttara impedir ese viaje. Urban logr√≥¬†que con la beca se enviase a Ekman a¬†las Antillas¬†para que recolectara y le enviara¬†espec√≠menes de las islas, ya que comenzaba¬†a preparar su¬†volumen¬†Flora Domingensis¬†en Berl√≠n y necesitaba a alguien del otro lado del Atl√°ntico¬†para¬†poder completar su obra.

Ekman lleg√≥ a la Habana en abril de 1914, 2 meses antes de que comenzara la Guerra, que habr√≠a de detener¬†muchos proyectos, entre ellos el del libro del profesor Urban. Pero¬†√©l era indetenible.¬†Ten√≠a una inmensa fortaleza f√≠sica,¬†un¬†car√°cter indomable, una determinaci√≥n a toda prueba y una confianza en s√≠ mismo y en su conocimiento que,¬†seg√ļn algunos,¬†le hac√≠an insufrible. Como, adem√°s, no¬†pod√≠an importarle menos las comodidades de la vida¬†(tan valoradas hoy en d√≠a), ni tampoco las convenciones sociales, no tuvo el menor problema en lanzarse a pie por los m√°s inh√≥spitos y v√≠rgenes parajes cubanos¬†por los siguientes 10 a√Īos.

Ekman (Miguel Rojas)Lo mismo estar√≠a haciendo durante los siguientes 7 a√Īos en la isla de Santo Domingo.

En julio de 1924 viajó a Haití, donde trabajó hasta finales de 1928, cuando dio por terminado su trabajo allí, cruzó la frontera
por Jiman√≠ y se estableci√≥ en la Rep√ļblica Dominicana durante¬†sus √ļltimos tres a√Īos de vida, que le bastaron para recorrer toda el territorio¬†incluyendo las m√°s escarpadas monta√Īas e¬†islas adyacentes.

Seg√ļn Gunnar Samuelsson, citado por Estrella Veloz, en¬†sus exploraciones en ¬†las¬†monta√Īas:

‚Äúsu equipo era el m√≠nimo posible. Confiaba en la hospitalidad de la gente del lugar y ten√≠a una enorme capacidad para ganarse su confianza [‚Ķ]¬†dorm√≠a en sus chozas de madera y com√≠a su comida. A las excursiones no llevaba m√°s que un mont√≥n de papeles descriptivos de plantas, su machete, el medidor aneroide, su mochila y una frazada, as√≠ como un peque√Īo recipiente para el t√©, az√ļcar y unas tostadas para dos o tres d√≠as [‚Ķ] en el peor de los casos se aprovisionaba con lo que pod√≠a existir en las bromeli√°ceas. [‚Ķ]¬†Si la oscuridad lo sorprend√≠a, buscaba el lugar m√°s protegido para pasar la noche [‚Ķ]¬†en la cima de las monta√Īas, quebraba un par de arbustos o ramas de pino, hac√≠a fuego con ellas y as√≠ pasaba la noche al calor del fuego y con buen¬† sue√Īo.‚ÄĚ

En la isla, logr√≥ recolectar unos 50 mil ejemplares de plantas. De¬†ellos,¬†alrededor de¬†1,000 especies y 30 g√©neros fueron nuevos para la ciencia. En las Antillas, durante 17 a√Īos de trabajo incansable, Ekman recolect√≥ unos 100 mil ejemplares, incluyendo unas¬†¬†2,000 especies y 55 g√©neros nuevos para la ciencia.

Ning√ļn otro bot√°nico en la historia lleg√≥ a hacer¬†un aporte de esa magnitud, especialmente considerando que siempre trabaj√≥ solo en el campo, con recursos limitad√≠simos y en una √©poca en que la flora de la regi√≥n ya no era desconocida.¬†Hizo¬†tambi√©n descubrimientos geogr√°ficos, dibuj√≥ nuevos mapas¬†y prepar√≥¬†colecciones de peque√Īos y diversos¬†animales.

Ocho géneros de plantas llevan hoy su nombre: los géneros Ekmania, Elekmania y Ekmaniopappus, de la  familia de las Asteráceas (la misma familia del girasol); el género Ekmanienthe, de la familia de las Bignoniáceas (la familia de los robles y la amapola africana); así como los géneros Ekmaniocharis, de la familia de las Melastomáceas; Ekmaniochloa, de la familia de las gramíneas (la familia del trigo); Myrtemania, de la familia de las Mirtáceas (de los eucaliptos y el guayabo), y el Manekia, de la familia de las Piperáceas (de la pimienta). Asimismo, más de cien especies llevan el epíteto ekmanii en su honor.

Su pen√ļltima excursi√≥n la realiz√≥ a la monta√Īa Firme de Banilejo, buscando una especie nueva que estuviera en flor¬†y¬†que¬†m√°s tarde fue nombrada en su honor como¬†Omphalea ekmanii.

El¬†√ļltimo viaje de Erik Leonard fue a reinos de donde¬†nadie ha retornado con el mismo nombre. Hacia ellos se dirigi√≥, como de costumbre con lo puesto, partiendo¬†desde la ciudad de Santiago de los Caballeros,¬†el 15 de¬†enero de 1931.

 

Source: apuntesverdes.wordpress.com

Comparta el conocimiento ūüíö

Leave a Reply

Your email address will not be published.