Efectos a largo plazo de la nutrici贸n y manejo de la recr铆a del vacuno de leche

脌lex Bach
Departamento de Producci贸n de Rumiantes
IRTA

Introducci贸n

Las terneras reci茅n nacidas son los animales que mayor valor tienen en cualquier explotaci贸n con un buen programa de mejora gen茅tica. Adem谩s de asegurar y contribuir a la mejora de la gen茅tica de la explotaci贸n en el futuro, las terneras reci茅n nacidas ser谩n madres de otras que: 1) producir谩n m谩s leche, 2) ser谩n m谩s longevas y 3) se reproducir谩n mejor que las terneras nacidas de vacas adultas durante el mismo periodo.

A pesar de estas 4 ventajas fundamentales (mejor gen茅tica y madres de hijas con mayor producci贸n, m谩s longevas y con mejor reproducci贸n) inherente a las terneras de recr铆a, en la mayor铆a de los casos el foco de atenci贸n tanto del productor como del consultor est谩 en las vacas en lactaci贸n y en transici贸n. Como resultado de esta falta de atenci贸n, se pueden encontrar cifras reales en terneras como ser un 18% de problemas respiratorios y un 37% de diarreas con mortalidad entre el 3,7 y el 11% (NHAMS, 2007, 2011). M谩s importante a煤n es la tasa de fracaso (definida como el porcentaje de terneras que paren pero no terminan la primera lactaci贸n) que oscila entre un 9 y m谩s de un 25% (Norman et al., 2005; Bach, 2011). Algunos estudios indican un aumento de esta tasa de fracaso entre 1980 y 1998 a un ritmo de un 4% anual (Hare et al., 2006).

La industria lechera ha sido capaz de sobrevivir con estos n煤meros pero a medida que el mercado se liberaliza y globaliza, la eficiencia productiva de todo el sistema (no s贸lo de la vaca en lactaci贸n) ser谩 lo que marcar谩 la viabilidad de las explotaciones. Aqu茅llas que sean eficientes (no s贸lo en leche, sino en recr铆a) ser谩n las que mejor posicionadas estar谩n para hacer frente a un futuro pr贸ximo sin cuotas.

Este art铆culo repasa los puntos m谩s importantes de la nutrici贸n y manejo de la recr铆a con una perspectiva del impacto de la vida de la novilla sobre la vida productiva de la vaca a largo plazo.

Alimentaci贸n

El trabajo pionero de McCance (1962) en ratones muestra la importancia de la nutrici贸n durante las primeras semanas luego del nacimiento sobre la evoluci贸n fenot铆pica futura de los mam铆feros. En concreto, McCance (1962) tom贸 dos grupos de ratones reci茅n nacidos, una mitad los aliment贸 de forma normal y a la otra mitad les restringi贸 el aporte de nutrientes durante las 3 primeras semanas de vida. A este segundo grupo lo pas贸 luego a la misma dieta que la del grupo control. Como se muestra en la Figura 1a, los ratones restringidos durante las 3 primeras semanas de vida, a煤n a pesar de estar bien alimentados a partir de la cuarta semana jam谩s alcanzaron el mismo peso que los alimentados de forma normal durante las 3 primeras semanas de vida. Es decir, la alimentaci贸n de los primeros 21 d铆as, ejerci贸 un efecto a largo plazo que comprometi贸 la capacidad de los ratones de expresar su potencial gen茅tico. Sin embargo, la misma restricci贸n nutritiva aplicada a las 12 semanas de vida, result贸 en una p茅rdida de peso temporal, que se recuper贸 sin dejar secuelas cuando los ratones volvieron a la dieta control (Figura 1b). Este elegante estudio demuestra la importancia de una correcta alimentaci贸n en los mam铆feros reci茅n nacidos.

Figura 1.聽Evoluci贸n del peso vivo de ratones en funci贸n del plano de alimentaci贸n recibido durante las 3 primeras semanas de vida (A) o bien ente las 8 y las 12 semanas de vida (B).

Si nos trasladamos al mundo de las vacas, la pr谩ctica habitual de la industria es limitar el aporte de nutrientes de las terneras bajo tres argumentos: 1) leche o lactoremplazante son muy caros, 2) hay que fomentar el consumo de s贸lidos y 3) leche o lactoremplazante en exceso ocasionan diarreas. Est谩 restricci贸n es ir贸nica y sorprendente, pues la vaca, de forma natural produce grandes vol煤menes de leche para asegurar una buena nutrici贸n de su cr铆a. Pero adem谩s, los argumentos que se usan no son del todo correctos. De hecho alimentar con grandes vol煤menes de leche suele resultar en un costo inferior de la novilla al primer parto (es m谩s barato poner un kilo de peso vivo al principio de la vida que hacerlo a edades m谩s avanzadas). Por otro lado, con un buen programa de alimentaci贸n s贸lida no es complicado alcanzar consumos superiores a los 2 kg/d a los 56-63 d铆as de edad (cuando los animales se podr铆an destetar). Finalmente, la percepci贸n que grandes vol煤menes ocasionan m谩s diarrea est谩 ligado a la falta de diferenciaci贸n entre diarrea infecciosa y diarrea mec谩nica (fruto de un mayor ritmo de paso asociado a un mayor consumo).

En el a帽o 2008, nuestro grupo de investigaci贸n fue el primero en describir una relaci贸n positiva entre el plano nutricional (o ritmo de crecimiento) durante los dos primeros meses de vida y el nivel de producci贸n de leche durante la primera lactaci贸n (Bach and Ahedo, 2008). Otros estudios posteriores (Heinrichs and Heinrichs, 2011; Bach, 2012; Soberon et al., 2012; Cook et al., 2013) han confirmado los mismos resultados. En concreto, por cada 100 g adicionales de ganancia media diaria durante los primeros 2 meses de vida se pueden esperar 225 kg adicionales de leche durante la primera lactaci贸n (Bach , 2012).

Esta mayor ganancia (un buen objetivo ser铆a crecer a ~800 g/d durante los primeros 2 meses de vida) se puede conseguir a trav茅s del aporte de mayores volumenes de leche (nuestra recomendaci贸n es de 6 L/d al 12.5% -o 15% en invierno) y un buen programa de alimentaci贸n s贸lida.

Figura 2.聽Efecto del plano nutricional (4 L/d;鈼徛 8 L/d; 鈼) sobre la evoluci贸n del 谩rea bajo la curva de la concentraci贸n de insulina (l铆nea continua) y glucosa (l铆nea discontinua)

Aportar 8 L/d en dos tomas de 4 L podr铆a ser un error. Recientemente hemos publicado un estudio (Bach et al., 2013) donde describimos un aumento a la resistencia a la insulina (Figura 2) cuando las terneras reciben grandes vol煤menes de leche (4 L/ toma). Se desconoce si esta resistencia se mantiene a edades m谩s avanzadas pero en caso que se mantuviera comprometer铆a la salud de la vaca despu茅s de parir debido a un aumento del riesgo de padecer cetosis.

La alternativa para conseguir ganancias adicionales cuando ya se est谩 aportando la m谩xima de leche es promover el consumo de alimento s贸lido. Esto se consigue aportando una fuente de fibra de baja calidad nutricional (i.e., paja) picada a unos 2 cm de longitud. El aporte de paja picada a 2 cm en un cubo separado del cubo del pienso aumenta el consumo de s贸lidos (Figura 3) hasta un 30% (Castells et al., 2012; Terr茅 et al., 2013).

Figure 3.聽Evoluci贸n del consumo de s贸lidos en funci贸n de la dieta: pienso con baja fibra y sin forraje (鈼), pienso con baja fibra y con forraje (鈼), pienso con alta fibra y sin forraje (鈻) y pienso con alta fibra y con forraje (鈻).

Por 煤ltimo, al planificar la cantidad de leche a ofrecer, no s贸lo se ha de mirar el crecimiento durante los dos primeros meses sino tambi茅n el crecimiento durante la transici贸n a una dieta 铆ntegramente s贸lida (el destete). Nuestro grupo recientemente ha publicado un estudio (Bach et al., en prensa) que muestra que aportes de 8 L/d no presentan ninguna ventaja sobre aportes de 6 L/d, sobretodo una vez que se inicia el destete; pues los animales con altos vol煤menes de leche pierden agresividad a la hora de consumir alimento s贸lido y su crecimiento es inferior al de los animales con 6 L/d.

Salud

Los procesos patol贸gicos juegan un papel fundamental en el desarrollo de la ternera, no s贸lo comprometiendo el crecimiento durante los momentos de afecci贸n, sino que tambi茅n pueden ejercer un efecto a largo plazo. Un estudio reciente con m谩s de 7.000 vacas Espa帽olas (Bach (2011) describi贸 una correlaci贸n negativa entre el n煤mero de procesos respiratorios que una ternera experimentaba y su vida productiva.

Este resultado enfatiza, por un lado, la importancia de minimizar la patolog铆a respiratoria en la recr铆a y por otro ofrece la oportunidad de realizar un manejo proactivo. Es decir, destinar una ternera con 4 procesos respiratorios a un cebadero en cambio de seguir apostando por ese animal como una futura vaca productora de leche.

Figura 4.聽Efecto del n煤mero de procesos respiratorios sobre la vida productiva acumulada (d铆as en leche)

Reproductivo

El mismo concepto descrito con los procesos respiratorios se podr铆a aplicar al reproductivo. La Figura 5 muestra los resultados reproductivos del mismo estudio mencionado anteriormente con m谩s de 7.000 vacas (Bach, 2011). B谩sicamente lo que se observa es que las terneras que presentan dificultades para pre帽ar son animales que como vacas tienen dificultades para terminar la primera lactaci贸n (por lo tanto tienen un riesgo elevado de ser 鈥渁nimales fracaso鈥). Ese hecho abre, de nuevo, otra oportunidad de manejo proactivo, que consiste en derivar a cebaderos aquellas terneras que despu茅s de la cuarta inseminaci贸n a煤n no han conseguido gravidez.

Figura 5.聽Riesgo de terminar la primera lactaci贸n relativo (鈥渙dds ratio鈥) a las terneras que se quedan gestantes a la primera inseminaci贸n en funci贸n del n煤mero de inseminaciones requeridas para conseguir una gestaci贸n en la ternera.

Conclusiones

Mejorar la atenci贸n y dedicaci贸n a las terneras y novillas es un buen m茅todo para mejorar la rentabilidad de las explotaciones a tiempo presente. Es adem谩s extremadamente eficaz para asegurar un futuro con notables mejoras en producci贸n, longevidad y reproducci贸n del reba帽o.

El plano de alimentaci贸n de las terneras durante los primeros estadios de vida ejerce un efecto de programaci贸n a largo plazo que resulta, entre otras consecuencias, en un aumento de la producci贸n de leche.

Para conseguir estas mejoras en el plano de alimentaci贸n es muy recomendable ofrecer un pienso palatable y asegurarse que las terneras tienen acceso a una fuente de fibra picada a 2 cm de baja calidad nutricional (i.e., paja).

La incidencia de patolog铆a recursiva durante la recr铆a puede comprometer la longevidad de la vaca adulta.

Finalmente, implementar pr谩cticas de manejo proactivo dirigidas a eliminar recr铆a con pocas posibilidades de convertirse en vacas adultas rentables es una herramienta muy 煤til para mejorar la econom铆a de un reba帽o y para asegurar un futuro m谩s eficaz y con menos problemas.

Source: bmeditores.mx

Comparta el conocimiento 馃挌

Leave a Reply

Your email address will not be published.