Agua sólida contra la sequía

AgroMatrix Systems for Agricultural Marketing

Mientras la sequía ponía contra las cuerdas a los campos mexicanos, una familia desarrolló un proyecto innovador para resolver el problema; no es agua, tampoco hielo, pero sirve para hidratar las tierras.

Las sequías no dan tregua a México y al parecer se agravarán en el futuro. Asimismo, no hay desafío al que la creatividad humana y la investigación no puedan enfrentar. Hoy, múltiples cultivos ya se benefician gracias a una creación que les permite ahorrar agua, tenerla disponible cuando la necesitan y en las cantidades que la necesitan, y mejorar la calidad de sus productos: el agua sólida.

El agua solida no es hielo, por supuesto, sino que es nombre con el que han bautizado a un polímero superabsorbente desarrollado especialmente para la agricultura.

Los cristales de este polímero, consignó el portal web de CNN Español, capturan hasta 250 veces su peso en agua y la retienen en forma de gel, que se pone alrededor de las raíces de las plantas de cualquier cultivo creando una reserva de agua subterránea que puede durar un largo tiempo.

Agua sólida, la apuesta de México

Amílkar Mendizábal, director de Mercadotecnia y Operaciones de Agua Sólida, sugiere una comparación para explicar qué es el agua sólida: imagínate una pequeña cantimplora o vaso o botella que se llena poco a poco con el agua de lluvia o riego, reserva el agua de 30 a 45 días como máximo y la libera lentamente para lograr que haya una “humedad estable” en el suelo. “Conforme la planta lo vaya necesitando, agua sólida va a ir liberando esta humedad” y manteniéndola donde se necesita: en la zona de las raíces.

Los polímeros superabsorbentes se utilizan desde hace ya muchos años en diversas industrias. Pero Agua Sólida decidió desarrollarlos para que fueran compatibles con la agricultura: liberaran el agua como la necesitan los cultivos, son biodegradables y no tóxicos.

Agua sólida y ahorro

En México, el principal uso del agua potable es para las actividades agrícolas (76%), le siguen el abastecimiento público (14,4%), la industria (4,9%) y la energía eléctrica (4,7%), según datos del Consejo Consultivo del Agua, una organización civil dedicada a esta problemática.

Mendizábal, según CNN Español detalló que el uso del agua sólida permite ahorrar un 80% del recurso (líquido) destinado a los cultivos.

Además, comentó que cuando se riega una planta el 80% del agua va hacia el fondo, donde la raíz no la alcanza, y el resto de evapora. Con el agua sólida pueden “cambiar ese embudo de desaprovechamiento”. “Podemos poner tan solo el 20% de esa agua y que funcione como el 100 % que necesita la planta“, afirmó.

Cómo se usa el agua sólida

Existen versiones del polímero: uno para los cultivos temporales, como el del maíz, que tiene una duración de dos o tres años, y otro de largo plazo que se utiliza en árboles frutales cuyo desarrollo tarda años. Este se aplica, por ejemplo, para el cultivo de los aguacates y limones, y está diseñado para durar cinco o seis años.

En los cultivos temporales se vierte la dosis adecuada del polvo, el agua sólida, en la tolva del tractor agrícola, en la sembradora de precisión. Mientras que en los árboles frutales, se hace un rodete y se mezcla la tierra dejando la cantidad de agua sólida que necesite.

El proyecto detrás de la innovación

Es una iniciativa familiar: el padre del socio fundador y director general de la empresa dueña de Agua Sólida, Asdrúbal Mendizábal, era un ingeniero químico experto en polímeros de la UNAM. “Me decía ‘hijo, se va a acabar el agua’“, rememoró Asdrúbal años después, y su previsión se hizo realidad: “la estamos acabando”.

Su padre aseguraba que los polímeros podrían contribuir con su “granito de arena” para ayudar a gestionar de manera inteligente el agua. El hijo recogió el guante y se dio a la tarea y, tras años de investigación con participación de la academia, lograron desarrollar este producto.

Hoy, a 12 años de que empezaron a comercializarlo, llegan a miles de clientes pequeños, medianos y grandes agricultores a nivel nacional: aguacateros, cañeros, maiceros, frijoleros. Y, aparte de permitir un mejor uso del agua, esta agua sólida hace que la germinación se acelere hasta en un 30%, los tallos sean más amplios y las hojas más robustas, aseguraron.

FUENTE

Source: agriculturers.com

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *